Bankia: la iniquidad de los juicios paralelos

La Audiencia Nacional exonera a Rato y al resto de acusados por la salida a Bolsa

Estamos, de nuevo, ante un caso en el que el juicio paralelo ha tenido más importancia y, sobre todo, efectos nocivos, que el fallo de la Justicia, que finalmente ha hablado, y no al gusto de los que decidieron dictar una sentencia por cuenta propia. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado absolver a los 34 acusados en el proceso por la salida a Bolsa de Bankia, entre ellos a Rodrigo Rato, que fuera presidente de la entidad. La clave del fallo está en que la llegada al parqué –el 20 de julio de 2011– obtuvo la confirmación de todos los organismo supervisores, que no fueron pocos: Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores, FROB y la Autoridad Bancaria Europea. El ex gobernador del supervisor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en su declaración en el juicio en marzo de 2019, aseguró que la salida a bolsa de la entidad, «desde el punto de vista de la supervisión y de la comisión ejecutiva del Banco de España, era razonable». El tribunal reafirma que el banco emisor «las aprobó después de calibrar las ventajas y los inconvenientes». De hecho, Rato mantuvo que la fusión de las siete cajas que dio lugar al grupo BFA-Bankia se llevó a cabo a petición del Banco de España. Por otra parte, los jueces entienden que el folleto de salida contenía una «amplia y certera» información financiera, que había sido elaborada con supervisión del regulador competente y posteriormente por la CNMV. Este hecho, le permite a la Sala recordar que la propia Fiscalía admitió la información del folleto, válida, puesto que «no vulneraba la normativa entonces vigente». Otra cosa es el papel de Anticorrupción en el proceso, ya que de los 34 miembros de la cúpula de Bankia y BFA que se sentaron el banquillo, el fiscal Alejandro Luzón –que dejó el caso al ser ascendido– pidió condenar sólo a cuatro. Aquí, además, se produce una de las grandes anomalías del proceso, cuando su sustituta, Carmen Launa, incluyó al ex ministro Ángel Acebes, que ni era consejero de la entidad bancaria cuando salió a Bolsa. El fallo en este aspecto es demoledor: «D. Ángel Acebes ingresó en la entidad BFA el 27 de julio de 2011, incorporándose como vocal independiente al Consejo de Administración de esta entidad después de la salida a Bolsa de Bankia, y en ella permaneció hasta el 26 de abril de 2012, siendo absolutamente contrario a la realidad que el acusado que ahora nos ocupa perteneciera a dicho Consejo de Administración cuando se decidió la referida salida a Bolsa». No hay que olvidar que Rato cumple desde octubre de 2018 una pena de cuatro años por las tarjetas «black», aunque en diciembre de 2019 ya podría haber obtenido el tercer grado de no ser por no estar juzgado el caso que ahora le exonera. Aunque la pena del telediario fue inmisericorde, la Justicia se ha impuesto a los procesos paralelos y sumarios.