El tirón de Ayuso marca la diferencia

Los sondeos dejan al PP al borde la mayoría absoluta, aunque precisaría de VOX para gobernar

Ricardo Rubio Europa Press

La encuesta que ha elaborado «NC Report» para LA RAZÓN no sólo sitúa a Isabel Díaz Ayuso al borde de la mayoría absoluta, sino que refleja fielmente la solidez de un liderazgo que va más allá de las siglas del partido al que pertenece. Porque, aunque no es inusual la existencia de un cierto trasvase de votos entre las dos grandes formaciones políticas españolas, PP y PSOE, sí lo es que, como revela el sondeo, más de un diez por ciento de los antiguos votantes socialistas hayan decidido apoyar a la candidata popular. Sumarían casi 90.000 votos, que son, prácticamente, los mismos que también perdería Ángel Gabilondo camino de la abstención.

Por supuesto, Díaz Ayuso basa su notable crecimiento electoral –casi 20 puntos porcentuales más que en los comicios regionales de 2019 y 31escaños más– en el desmoronamiento de Ciudadanos, que se quedaría sin representación parlamentaria, y en la recuperación de un tercio del voto que se fue a VOX, partido que, sin embargo, mantiene sus posiciones, gracias, entre otros apoyos, a la incorporación de nuevos votantes, lo que permitiría a la formación de Santiago Abascal conservar sus actuales 12 escaños en la Asamblea autonómica. Si las urnas del 4 de mayo confirman las tendencias del sondeo, Díaz Ayuso podría retener el gobierno de la comunidad con el solo apoyo del partido conservador de Rocío Monasterio, con el que conformaría una mayoría de 73 escaños, más que suficiente.

En lo que respecta a la izquierda comunista, la encuesta confirma el efecto de Pablo Iglesias en la batalla particular que mantienen Unidas Podemos y Más Madrid. Aunque el trasvase entre uno y otro partido que detecta el sondeo prácticamente se neutraliza, la formación de Iglesias cedería menos apoyos a la abstención que la de su antiguo socio, Iñigo Errejón, y sumaría más nuevos votantes, especialmente, entre los menores de 30 años. Unidas Podemos seguiría siete escaños por debajo de Más Madrid, que acaba de sufrir una fractura interna, pero supone recortar la diferencia en tres diputados y, sobre todo, ver como se aleja el fantasma de su desaparición como fuerza parlamentaria madrileña.

Finalmente, un somero análisis de la evolución en la intención de voto en la Comunidad de Madrid, a partir de los sondeos publicados desde el 14 de marzo pasado, indica que el tirón de la candidata popular comenzó a marcar la diferencia nada más convocarse las elecciones, cuando los ciudadanos asumieron que estaban llamados a elegir. Pero, también, la serie histórica no dice que, en el caso del candidato socialista, la caída en las perspectivas electorales, con más de cuatro puntos porcentuales con respecto a las elecciones de 2019, se acentuó cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tomó más protagonismo en la contienda, llevando la pugna más allá del ámbito regional.