Opinión

El submarino: Profeta profetizado

Chema Moya Chema MoyaEFE

La despedida del exsecretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, recurriendo a «El nombre de la rosa» para advertir sobre los «profetas», está siendo muy comentada. Sobre todo porque, como se recuerda, Oliver, al que le han aplicado la técnica Sánchez de relevos en el cargo, fue el encargado de pasar el rodillo ipso facto al presidente de Efe, Fernando Garea, en sábado y con una reunión en una conocida franquicia madrileña.