Educación

Celaá sobre la concertada: “Ir en contra, ¿a quién le interesa?”

La ministra de Educación asegura ahora que “las familias pueden estar tranquilas”, pero insiste que la Constitución “no recoge la libertad de los padres a elegir centro”

“Las familias pueden estar tranquilas”, ha dicho la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, tras la polémica suscitada después de que defendiese que la Constitución no recoge la libertad de los padres a elegir centro ni educación religiosa para sus hijos. La ministra trató de minimizar la polvareda que levantaron sus palabras en el congreso de Escuelas Católicas que el jueves reunía a más de 2.000 personas y que fueron interpretadas como un ataque a la educación concertada.

Publicidad

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá aseguró que "las familias no tienen nada que temer, es una controversia alimentada de manera artificial (…) Llevamos gestionando la educación 30 años”, aseguró. “Respetamos la red concertada y hemos llegado a cuerdos y la hemos atendido con mayor espero que otros nos precedieron”, dijo por si aún quedaba alguna duda. Es más, reprochó a “las fuerzas conservadoras” que no defiendan la educación pública “de la misma manera que los progresistas defendemos la educación concertada hasta el punto de hacer una ley en el año 1985”.

Celaá tachó de "exagerada" la polémica suscitada porque, porque “lo que se contó fueron 30 sentencias del TC y una cosa es un derecho constitucional y otra la elección de centro, es preciso que las dos cosas estén deslindadas. Ir contra la concertada, ¿de dónde? ¿a quién le interesa?”.

La ministra en funciones también dejó claro que su ministerio, en materia educativa “no tiene ninguna intención de revisar sus acuerdos con la Santa Sede”.

Mientras, las declaraciones de la ministra siguen registrando críticas. La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha mostrado su preocupación por la intención de la ministra de “recortar la libertad constitucional de elección de centro educativo”. La patronal de la escuela privada y concertada ha hecho hincapié en que “el artículo 26.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos señala que los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. Es por esto por lo que asegura que “no hablamos de libertad absoluta de elección de centro, como señala la ministra, ni tampoco hemos pedido una concertada a la carta, como dice a veces la propia Ministra, solamente decimos que no pueden cerrar aulas concertadas que tengan igual o más demanda que la media de su entorno, como avalan numerosas sentencias a lo largo de las últimas décadas”. Es más, asegura que “las referencias que el Ministerio hace a sentencias del Tribunal Constitucional resultan bastante forzadas y sacadas de contexto”.

Publicidad