Celaá pide a la escuela concertada que “integre a la diversidad”

Madrid critica que el proyecto de reforma educativa prevea obtener el Bachillerato con una asignatura suspensa

La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, quiere que la escuela concertada, en la que estudia uno de cada cuatro niños en España, “integre necesidades del sistema en mayor medida que lo que lo hace”. Es decir, “nos referimos a la integración de la diversidad (...), no solamente a los distintos tipos de discapacidad, sino también a la inclusión por origen socioeconómico o género”, ha manifestado en rueda de prensa tras una reunión con el consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio.

Celaá puntualizó que la educación pública “es eje vertebrador del sistema”, mientras que la concertada “complementa a la pública y ha de servir a los intereses sociales de la educación”, un planteamiento que vinculó a la idea de “equidad” en la que, a su juicio, debe avanzar el sistema y eso pasa por que “la concertada vaya asumiendo las necesidades de mayor esfuerzo del sistema”.

Una de las cuestiones que ha puesto en cuestión el consejero madrileño de Educación en su encuentro con la ministra es la posibilidad de obtener en Bachillerato con una asignatura suspensa, según figura en el proyecto de reforma que aprobará en breve el Consejo de ministros. Ossorio cree que todo el mundo tiene que conseguir el título de Bachillerato “pero con esfuerzo, si no, le quitas validez”. Un asunto del que discrepó la ministra, quien defendió que su reforma “da un año más para concluir el Bachillerato y la posibilidad de hacerlo en tres es algo reconocido en todos los sistemas educativos (...) Esto no retira conocimiento, sino que suma”.

Ossorio, además, trasladó a la ministra su preocupación por la necesidad de alcanzar un pacto educativo, la “bajada de la calidad y la exigencia”, de “seguir avanzando en la libertad de elección de centro”, en que haya una selectividad única para toda España y en que no existan 17 sistemas educativos distintos.