Estrategias para motivar a los alumnos e-learning

Los centros docentes del país seguirán cerrados hasta septiembre. Son muchos alumnos los que, ante esa perspectiva, van con el paso de los días perdiendo el foco y las ganas.

Parece que la vuelta al cole no ocurrirá hasta septiembre. La sociedad se ha tenido que adaptar a este nuevo contexto y que con el paso de tiempo los alumnos no pierdan la motivación supone todo un reto para padres y alumnos. Desde ELEInternacional, plataforma online de profesores ELE, analizan las claves para lograr que el ánimo y ganas por aprender no decaigan, aunque la vuelta a los colegios parezca lejana.

Desde que se estableció el estado de alarma, 8,2 millones de estudiantes españoles siguen el curso desde casa. «Sin embargo, y ante la perspectiva de que los colegios no reabran sus puertas hasta septiembre, los alumnos van poco a poco perdiendo la motivación y pensando ya en las vacaciones de verano. Las clases a través de internet y las videoconferencias en general requieren un mayor esfuerzo cognitivo por parte tanto del profesor como de los alumnos, por no hablar de los padres y la coordinación que para ellos supone. Si como profesores, no sabemos gestionar ese esfuerzo adicional, es fácil que aparezcan problemas como falta de motivación», afirma Sergio Pérez, tutor de diversos cursos de ELEInternacional.

La pandemia ha transformado de la noche a la mañana muchas rutinas y ha puesto a estudiar a millones de estudiantes desde sus habitaciones. En este contexto ha quedado clara una realidad «el mundo online ha venido para afianzarse y los niños nos han demostrado que tienen un potencial de adaptación inagotable».

Sin embargo, tal y como explican desde ELEInternacional, «con el paso de los días, el desánimo, la ansiedad y el estrés que se perciben en el ambiente también hacen mella en sus ganas a la hora de estudiar desde casa porque estas emociones les llevan al bloqueo y les paralizan».

La falta de motivación es una de las principales causas por las que los jóvenes abandonan sus estudios, concretamente y de acuerdo con los datos del Ministerio de Educación, un 17,9 % de la población estudiantil deja el colegio o instituto.

¿Qué pueden hacer padres y profesores para tratar de mantener la motivación de estos alumnos e-learning en este complejo contexto?

ELEInternacional explica las principales estrategias para motivar a los alumnos online.

  • No culpabilizar y reducir la presión y las exigencias.

No es el momento de añadir más estrés a los niños. Es importante desdramatizar y hacerles ver que aprender también puede ser divertido, que el uso del ordenador en este confinamiento y aislamiento social puede ser una forma de conexión con sus compañeros, de seguir aprendiendo, de reinventarse y de redescubrir nuevas formas de acceder al conocimiento.

«Hay que entender que nos encontramos en una situación excepcional. No es lo mismo trabajar con alumnos que han elegido estudiar en línea (por ejemplo, en el caso de la enseñanza de idiomas a través de internet, buscando profesores de diferentes partes del mundo) que hacerlo en la situación actual en la que nos encontramos, en la que los alumnos se han visto obligados a recibir las clases a través de diferentes dispositivos y lo viven como una obligación, no como una opción».

  • No intentar replicar todo lo se hace en las clases presenciales.

Uno de los principales factores para mantener la motivación es no intentar replicar exactamente en el aula virtual todo lo se hace en las clases presenciales. Actividades que funcionan correctamente en la clase presencial pueden ser un fiasco total en el aula virtual. Son contextos diferentes y no se pueden plantear de la misma forma.

Para ello, es necesario seleccionar contenidos, recursos y actividades atractivos. «Podemos pensar en usar recursos cotidianos no habituales en clases presenciales (chats, foros, diarios, correos electrónicos, …) de una forma mucho más creativa», explican.

  • Seguir una “rutina flexible”.

Se debe establecer rutinas para crear hábitos afectivos en el aula que ayuden a reducir esa distancia o rechazo que puede generar la pantalla.

Es importante que la rutina sea revisable y flexible, y que tenga en cuenta espacios de ocio y se adapte a sus necesidades de descanso.

  • Trabajo en grupo.

Poner a los estudiantes a trabajar en grupos ayuda a que no estén pasivos. Servicios de videollamada como Zoom permiten dividir la clase en diferentes grupos o aulas que el profesor puede ir visitando durante la sesión. No es lo mismo que 20-25 alumnos estén pendientes de lo que dice el profesor a tenerlos concentrados en pequeños grupos durante parte de la clase.

Esta es otra de las formas de cuidar el sentimiento de pertenencia al grupo, algo básico en estos días en los que los estudiantes no ven y no pasan tiempo con sus compañeros. Es necesario fomentar la colaboración y la resolución de problemas.

  • Comunicación a tres.

Es una buena oportunidad para incluir al alumno, siempre que sea posible, en los diálogos entre profesores y padres. Fomentar la comunicación a tres, que el estudiante también pueda verbalizar y explicar cómo se siente, cuáles son las dificultades que más le están costando… Es un buen momento para conocerse mejor y, si fuera necesario, detectar cuando el alumno necesita reforzar su autoestima frente a los estudios.

En definitiva, para ELEInternacional «con el paso del tiempo y dada la excepcional situación que estamos viviendo es lógico que poco a poco la motivación de los estudiantes decaiga. Sin embargo, existen estrategias para seguir animando al estudio a los alumnos con el objetivo de que no solo cumplan con ello, sino que disfruten del proceso. Para ello será imprescindible fomentar en los niños, desde muy pequeños, su curiosidad natural por el mundo que les rodea».

En este contexto, esta semana estrenan el Curso de Especialización Universitaria de Enseñanza de Español en Línea certificado con la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC), con posibilidad de ser baremable según la convocatoria de oposiciones y convalidable por 6 créditos ECTS. «Una herramienta más para motivar a cualquier persona a seguir formándose», concluyen.