Recomendaciones para estudiantes durante el confinamiento

En cuanto a las rutinas, es importante adquirir, en la medida de los posible, rutinas habituales que se desarrollen normalmente en el día a día. También tratar de diferenciar la actividad habitual durante los días laborables de las actividades propias de los fines de semana.

El estudiante debe procurar que sean sensaciones diferentes. Por ejemplo, el estudio o la realización de trabajos deben ser la principal actividad en las horas centrales de la mañana o de la tarde, con nuestro ritmo habitual de estudio. Es bueno también establecer ritmos concretos de tiempo para las actividades de estudio y de trabajo. Los períodos deben ser más o menos fijos, de tal modo que si el estudiante se marca 3-4 horas, es importante que cumpla ese mínimo, ya que así se tendrá la sensación de que ha sido un tiempo productivo.

Por un lado, es importante intentar reproducir nuestras rutinas previas al confinamiento que estamos viviendo. Conviene que se repita más o menos la dinámica habitual que se seguía todos los días: ducharse, tomarse un café, desayunar, etc., de alguna forma más o menos adaptada a la situación a la que estamos actualmente. Algunas veces no es tan sencillo, pero hay que intentar hacerlo en la medida de lo posible. No se trata de hacerlo todo exactamente igual, pero sí de continuar con ciertos hábitos, incluso aquellos que a priori no serían necesarios. En este sentido, estar sin arreglar o en pijama, no ayuda. En el caso de las chicas, maquillarse es opcional, pero al menos vestirse lo debería hacer todo el mundo. Debemos intentar que el COVID-19 no nos descentre de nuestras obligaciones.

Por otro lado, entender que ahora son tiempos distintos. Debemos tener la sensación de que estamos viviendo tiempos distintos. A pesar de intentar normalizar la situación al máximo en casa, es fundamental aceptar que es un momento temporal diferente. Asimismo, los tiempos de nuestras rutinas diarias serán también distintos a como los teníamos concebidos. En este sentido, se puede organizar cada alumno como quiera, pero siempre teniendo en cuenta que las actividades académicas son la principal actividad del día. El resto se ajusta partir del rato que queda para ocio y tiempo libre.

Por último, es aconsejable que los fines de semana se tenga una sensación diferente al resto de los días. A pesar de que hoy en día estamos todos híperconectados con acceso a internet, series y infinitos modos de entretenimiento, es importante que reservemos algunas de esas actividades únicamente para el fin de semana. De este modo, desconectaremos más y podremos descansar mentalmente. Además, es recomendable no dedicarle excesivo tiempo al estudio los fines de semana, al menos hasta que no se acerquen los exámenes. Mientras se pueda, hay que descansar y desconectar los fines de semana.