La concertada se rebela contra la “Ley Celaá” y pone en marcha protestas

Creen que arrincona el modelo educativo y pone en un segundo plano la libertad de las familias para elegir centro

protesta de padres de seis colegios concertados de Valladolid frente a la Consejería de Sanidad, en Valladolid
protesta de padres de seis colegios concertados de Valladolid frente a la Consejería de Sanidad, en ValladolidPhotogenic/M.A Santos Europa Press

La enseñanza concertada se rebela contra la Ley Celáa que “se está tramitando en el Congreso con sordina y se quiere sacar con el mínimo debate posible”, dicen el sector. Por eso ha puesto en marcha una campaña con distintas iniciativas que irán desde la recogida de firmas para remitir al Congreso, protestas todos los miércoles en los centros educativos, concentraciones los martes ante el Congreso de los Diputados y las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno. Además, se iniciará la campaña del lazo naranja en defensa de la libertad de enseñanza y se prevé realizar movilizaciones en la calle siguiendo las recomendaciones sanitarias.

El rechazo al proyecto de ley ha sido motivo de la creación de la plataforma Más Plurales, que se ha presentado hoy con la puesta en marcha de la campaña Más plurales, más libres, más iguales. Hacia una escuela realmente inclusiva, con todos y para todos”.

El portavoz de la plataforma, Jesús Muñoz de Priego, lamentó la inoportunidad de abordar una reforma legal en plena pandemia. “En vez de aplazar los debates de la Ley a otro momento más oportuno, el Gobierno ha preferido aprovechar estos dramáticos momentos para acelerar su nueva Ley, sin debate y sin consenso, e introducir cambios de gran calado en su articulado que conducen hacia el dominio sistémico del Estado, dotando a las Administraciones de facultades cada vez más amplias en detrimento de las familias como primeras educadoras de sus hijos”.

La plataforma lamenta que la Lomloe elimine la demanda social y permita distribuir a los alumnos por centros reduciendo significativamente la elección educativa de las familias. “Se inventa un derecho a la educación pública y la enfrenta al modelo de educación concertada, devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión y acentúa aún más el papel intrusivo del Estado en la educación de nuestro país en detrimento de las libertades públicas”, explicó Muñoz de Priego. En definitiva, a su juicio, la libertad de las familias “queda en un segundo plano”.

La campaña está está promovida por las asociaciones de padres COFAPA y CONCAPA, los sindicatos FSIE y FEUSO, las patronales Escuelas Católicas, CECE, Fundació Escola Cristiana de Catalunya y las entidades Ven y Verás, EnLibertad, Yo Libre, Reli es Más, FEDMA y Libres para Elegir.

Una protesta que afecta a cuatro millones de familias

260.000 profesionales, docentes y no docentes, que “ven peligrar la continuidad de sus centros y sus puestos de trabajo”.
Cerca de 4 millones de familias “a las que se limita el derecho a elegir el tipo de educación que quieren o mejor se adecúa a las necesidades de sus hijas e hijos”.
Los más de 3 millones de alumnos que eligen voluntariamente, en centros de titularidad pública y privada, cursar la asignatura de religión relegada a un segundo plano en la nueva ley.
Más de 9.300 centros de la red concertada y privada que ven peligrar la continuidad de sus proyectos educativos.