La FP Media, clave en la lucha contra el abandono educativo, comienza a recuperarse en España

La matriculación crece un 10% en dos cursos después de cinco años de estancamiento

Unos alumnos de FP dual
Unos alumnos de FP dual AYUNTAMIENTO DE ALCOBENDAS

La FP Media se había quedado estancada en España entre los cursos 2013-14, con 350.250 alumnos matriculados en modo presencial y online, y el 2018-19 también con 350.220 estudiantes. Pues bien, los primeros datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional señalan que el número de alumnos matriculados en Ciclos de Grado Medio ha ascendido a 370.820 en el curso 2019-20. Y la previsión de Datos y Cifras del mismo Ministerio para el curso escolar 2020-21 es de 385.459. Es decir, que después de 5 años estancada, la matriculación en FP Media habrá crecido en dos cursos un 10,0%.

Es una buena noticia, porque la FP Media es el nivel educativo clave para reducir el 17,3% de abandono temprano en nuestro país, el más alto de la UE (que tiene un promedio del 10,3%). España tiene un porcentaje de población muy elevada que no continúa sus estudios al finalizar la ESO. Los últimos datos de 2019 muestran que, por ejemplo, el 30,2% de los jóvenes españoles entre 25-34 años sólo tiene estudios finalizados de la ESO, el doble que en la UE (15,3%).

Sería importante que el sustancial incremento en la contratación de docentes anunciado por muchas Comunidades para el curso 2020-21 se destinaran en una parte significativa al aumento de la oferta de ciclos de FP Media. Y muy en particular en aquellos ciclos como Mecanizado; Soldadura y calderería; Mantenimiento electromecánico, Instalaciones de producción de calor, frigoríficas y de climatización, Emergencias sanitarias, Farmacia y parafarmacia que son los ciclos de mayor inserción laboral. Es importante también reducir el número de alumnos que comienza FP Media y no termina, que es actualmente de más de uno de cada tres. A la vista de los buenos datos de FP Media, unido a la disminución de las tasas de repetición, cabe preguntarse también si es necesario cambiar ahora la Ley de Educación, en un momento de crisis sanitaria y económica, en donde es más importante que nunca el consenso y la unidad.