Ayudar a los jóvenes a construir el futuro, la gran responsabilidad de las empresas

Cuando la generación millennial (aquella nacida entre 1980 y 1995) se incorporó al mercado de trabajo, se encontró con la peor crisis desde la Gran Depresión. Hoy, casi una década después, los jóvenes vuelven a sufrir las consecuencias de la emergencia sanitaria. Para paliar esta situación, el apoyo a los jóvenes debe ser uno de los objetivos de las principales empresas e instituciones de nuestra economía. Banco Santander pone en marcha Santander Start, un programa para los que buscan su primera experiencia profesional

Cada vez son más las empresas y organismos que creen que la única manera de construir un futuro es estimulando y ofreciendo oportunidades al talento más joven.
Cada vez son más las empresas y organismos que creen que la única manera de construir un futuro es estimulando y ofreciendo oportunidades al talento más joven.Igor AlecsanderLa Razón

Aunque todos, en alguna medida, hemos sufrido las consecuencias de la pandemia del coronavirus, hay un grupo social en el que los expertos están poniendo especialmente el foco: el de los jóvenes.

Hace ya una década, los menores de 40 años encontraron un mercado laboral marcado por la economía débil y marchitada de la Gran Recesión. 2008 y los sucesivos fueron años malditos para la juventud. Hoy, muchos de esos jóvenes siguen estando por debajo de los 40 años y se han encontrado de bruces con una nueva crisis, esta vez sin precedentes.

Nuestro desempleo juvenil ya era uno de los más altos de la Eurozona y cerró 2020 con un 40%, 10 puntos más que el ejercicio anterior. Hoy, los menores de 25 años parten de una clara posición de desventaja en el mundo laboral, con una cada vez más extendida precarización del empleo, una mayor temporalidad y una disparada tasa de paro.

De acuerdo con el Informe Juventud en España 2020, confeccionado por INJUVE gracias a la participación de jóvenes entre 15 y 29 años, su emancipación es de las más tardías de Europa, con una media de 29,5 años para salir del hogar familiar. Esto se debe a que un 75% de ellos no siente que tenga estabilidad o ingresos suficientes como para lanzarse a abandonar el nido. Y es que el mismo informe indica que más de la mitad de los encuestados (52%) cuenta con un contrato temporal.

Sin embargo, no todos son malas noticias. Cada vez son más las empresas y organismos que creen que la única manera de construir un futuro es estimulando y ofreciendo oportunidades al talento más joven.

Este es el caso de Lucila Maccio y su experiencia en Santander Start, el programa de Santander para jóvenes que buscan su primera experiencia profesional.

“El futuro está en nuestras manos”

Lucila tiene 24 años. Nació en Argentina, donde vivió unos años; de allí se trasladó a Chile y desde hace 15 años vive en Madrid. Ha estudiado Ingeniería de Servicios de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación en la Universidad Politécnica de Madrid y actualmente está haciendo un Máster en Finance and Data Science en EAE.

Gracias a Santander Start está compaginando estos estudios superiores con una beca como desarrolladora de iOS para una aplicación de pagos internacionales, lo cual le está sirviendo como una enriquecedora iniciación profesional. “Santander Start me pareció un programa muy interesante y muy completo y una gran oportunidad para mi desarrollo tanto laboral como académico”, comenta la estudiante.

Los participantes de este programa tienen un tutor asignado de forma individual que les orienta y les asesora en el día a día de su beca ya que, como dice Lucila, “es normal que tengamos dudas y tenerlos cerca es una gran ayuda”.

Lucila se muestra muy agradecida por la oportunidad y pone de relieve la importancia que tienen programas como este para los recién graduados: “Es evidente que como jóvenes necesitamos oportunidades, necesitamos que crean en nosotros y valoren realmente lo que podemos aportar”, añade. Una colaboración que no es solo beneficiosa para los jóvenes, sino también para las empresas que cuentan “con ideas frescas y formas de trabajar diferentes” gracias a la incorporación de estos perfiles junior.

Además, esta joven estudiante muestra optimismo en cuanto al futuro. Sobre el momento que vivimos, explica que, para ella, “toda esta situación, como jóvenes, nos está haciendo conscientes de que el futuro realmente está en nuestras manos y nos ha hecho repensar cómo queremos que sea. Creo que nos ha hecho muy conscientes de la responsabilidad que tenemos”.

Sobre cómo se visualiza en unos años, responde que “trabajando en el sector tecnológico en proyectos innovadores e inmersa en un equipo en el que se trabaje de forma eficiente y, sobre todo, en el que haya un buen ambiente de trabajo”. Además, comenta que aprendiendo de profesionales de un Grupo como el Santander, siente que “al ser un banco tan relevante a nivel mundial, se nos abren infinitas posibilidades para ir buscando y finalmente encontrar el lugar en el que queremos estar”.

Apostando por el talento joven

Y es que los jóvenes profesionales pueden aportar una perspectiva diferente, más fresca. Son muy ágiles y tienen un gran potencial aprendiendo nuevas aptitudes y herramientas. Además, ofrecen una mirada nueva que conecta directamente con la de su generación, de una forma mucho más directa e interpelativa. Son mucho más flexibles a cambios y suelen ser mucho más early-adopters que sus mayores.

Por estos motivos, son varias las empresas que apuestan por establecer programas innovadores para terminar de formar a los jóvenes en su carrera profesional. Este es el caso de Santander Start, una iniciativa de Banco Santander, por la que estudiantes o titulados del último año de grado o máster pueden combinar sus estudios con unas prácticas formativas. A lo largo de las próximas semanas 100 jóvenes se incorporarán a este programa.

Estas prácticas prevén ofrecer toda la formación necesaria para entender el mundo actual de la banca, con especial énfasis en la transformación digital y el mundo de las finanzas. Son una oportunidad perfecta para aquellos jóvenes que estén buscando su primera experiencia profesional de la mano de uno de los grandes bancos de nuestro país.