Identifican un nuevo biomarcador que podría mejorar el tratamiento de la dependencia de la cocaína

El hallazgo de niveles elevados de midkina en los consumidores concuerda con estudios previos y sugiere que esta sustancia modula de forma natural los efectos biológicos de la cocaína.

Imagen del equipo de Neurofan
Imagen del equipo de NeurofanCEU San PabloCEU San Pablo

Investigadores del grupo NEUROFAN, dedicado a neurofarmacología de las adicciones y trastornos degenerativos, han llevado a cabo con éxito la identificación de un nuevo biomarcador del trastorno por abuso de cocaína y, más concretamente, de la abstinencia de esta droga. “Se han detectado niveles elevados de midkina en pacientes con abstinencia temprana de cocaína que luego van decreciendo según se prolonga el tiempo sin consumir”, precisa el profesor Gonzalo Herradón. En este sentido, los autores destacan: “es posible proponer la potenciación farmacológica de los efectos de midkina como estrategia terapéutica futura para el tratamiento del trastorno por abuso de cocaína y la prevención de recaídas en su consumo, lo que además podría hacerse extensivo a otras drogas de abuso”.

El trabajo ha sido publicado en la revista Adicciones y constituye el paso de modelos animales a pacientes de los descubrimientos previos del grupo con midkina, una proteína que regula los efectos de distintas drogas de abuso como la cocaína o el alcohol. En 2014, el grupo liderado por el profesor Herradón publicó las primeras evidencias que demostraban que los ratones carentes de midkina tenían mayores dificultades para extinguir los efectos reforzadores de la cocaína en modelos animales relacionados con la conducta de búsqueda de la droga.

Estos resultados, junto con otras evidencias posteriores, sugieren que midkina se opone a los efectos adictivos y neurotóxicos de la cocaína, por lo que su producción podría aumentar en el cerebro como parte de un mecanismo natural de protección ante los efectos nocivos de la droga. Esta hipótesis se ha visto apoyada por el reciente trabajo realizado en colaboración con el Hospital Universitario de Málaga y dirigido por el profesor Luis Fernando Alguacil, investigador del grupo NEUROFAN y director del Instituto de Estudios de las Adicciones IEA-CEU.

En este estudio, los investigadores han medido los niveles plasmáticos de Midkina en 75 pacientes con trastorno por uso de cocaína en abstinencia y 26 controles. “Hemos encontrado que los pacientes en abstinencia temprana exhiben un incremento del 60 % en su concentración plasmática de midkina con respecto a los controles, una diferencia que tiende a desaparecer cuando los periodos de abstinencia son más prolongados”, detalla el profesor Alguacil.

Estos hallazgos, fruto de varios proyectos de investigación financiados durante la última década por el Programa Estatal de I+D+i y el Plan Nacional Sobre Drogas, sugieren que, en humanos, al igual que ocurre en modelos animales, niveles altos de midkina podrían desempeñar un papel muy importante en la limitación de los efectos biológicos de psicoestimulantes como la cocaína, y abren la posibilidad de que o bien la propia midkina o bien otros fármacos con efectos biológicos análogos pudieran ser útiles para limitar la neurotoxicidad asociada al consumo de cocaína y facilitar el proceso de deshabituación. Sobre esa base, los grupos de investigación NEUROFAN, PROLIGAR 7 y GESTOBES de la Universidad CEU San Pablo han colaborado para desarrollar nuevos compuestos reguladores de la actividad de midkina, que podrían ser el origen del descubrimiento de nuevos fármacos activos en drogodependencias.