Buen trato a Personas Mayores con Enfermedad de Alzheimer: un Cambio de Modelo

Las personas mayores de hoy en día muestran una clara preferencia por modelos de cuidado de mayor calidad, en los que puedan percibir un mayor control y autonomía sobre sus vidas. En esta línea, el trabajo con personas con Enfermedad de Alzheimer requiere ir más allá de la enfermedad y las pérdidas, promoviendo el bienestar de los aspectos emocionales, físicos y sociales a través de contextos enriquecedores en los que se tengan en cuenta sus necesidades y preferencias

Con el Alzheimer, es esencial no caer en actitudes sobreprotectoras.
Con el Alzheimer, es esencial no caer en actitudes sobreprotectoras.UnsplashLa Razón

Sin embargo, tal y como afirma Laura Higuera, profesora del Experto en Intervención Diaria en la Enfermedad de Alzheimer del Instituto CEU de la Familia de la Universidad CEU San Pablo: “Con mucha frecuencia y con toda nuestra buena intención, nos ponemos la etiqueta de “salvadores” y creemos que sabemos mejor que nadie lo que la otra persona necesita”.

La literatura científica ha demostrado que aquellos contextos en los que se brindan cuidados desde una visión asimétrica y paternalista pueden dar lugar a que se coloque a la persona con Alzheimer en una situación de mayor dependencia. Para ello es esencial no caer en actitudes sobreprotectoras, reconociendo su dignidad y singularidad y generando contextos en los que la persona de Alzheimer pueda alcanzar su máximo desarrollo. Así lo plantea Higuera: “El equilibrio está en fomentar prácticas saludables respetando y teniendo en cuenta las peculiaridades y gustos de cada persona”.

En esa misma línea, Gema Pérez-Rojo, co-Directora del Experto en Intervención Diaria en la Enfermedad de Alzheimer del Instituto CEU de la Familia afirma “Al final, cada uno, en función de sus condiciones y de su biografía e historia vital, es el que mejor se conoce para saber cuáles son las decisiones que le convienen.”

Para realizar cambio hacia un modelo más centralizado es necesario desarrollar un liderazgo transformacional que cuente con la participación y compromiso de todas las partes implicadas (profesionales, familiares, persona mayor, comunidad, etc). Desde este punto de vista, no es suficiente con intervenir sobre los síntomas. Asimismo, es necesario desarrollar habilidades relacionadas con la comunicación, liderazgo y trabajo en equipo, así como conocimiento de uno mismo a partir de las fortalezas y la puesta en práctica de valores humanistas.

Así lo describe Higuera “Para ser un buen profesional y dar los mejores cuidados posibles, pasa por conocerse a uno mismo, tener en cuenta nuestras fortalezas y cómo hacerlas brillar para el beneficio de las personas con las que trabajamos. Cada uno de nosotros cuidamos desde nuestros valores, es imprescindible conocerlos, porque esos valores son los que estarán presentes en cada una de nuestras actuaciones profesionales.”

En línea con lo anterior y en reconocimiento del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, los días 15 y 16 de junio se celebrará el I Congreso Virtual Internacional de Buen Trato a las Personas Mayores Institucionalizadas organizado por la Universidad San Pablo CEU y el Instituto de Estudios de Familia CEU y organizado por los profesores Javier López Martínez y Gema Pérez Rojo.

Dra. Cristina Noriega García

Prof. Psicología Universidad CEU San Pablo

Co-Directora del Experto Intervención Diaria en Personas con Alzheimer del Instituto CEU de la Familia.