Adelante Andalucía, la confluencia, fuera de juego

Adelante Andalucía se deja atrás casi 300.000 votos pese a concurrir juntos Podemos e IU. La alianza no es decisiva en ningún escenario de pactos.

La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez (a la derecha), tras votar en Cádiz
La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez (a la derecha), tras votar en Cádiz

Adelante Andalucía se deja atrás casi 300.000 votos pese a concurrir juntos Podemos e IU. La alianza no es decisiva en ningún escenario de pactos.

Las expectativas de Adelante Andalucía eran altas. El hecho de concurrir a las elecciones andaluzas mediante una confluencia de partidos de izquierda, liderados por Podemos e IU, hacía presagiar un resultado contundente, y así lo iban confirmando las sucesivas encuestas. Sin embargo, los buenos augurios se desinflaron cuando se supieron los repentinos resultados, puesto que la confluencia no es decisiva en ningún escenario de pactos. Es más, queda fuera de juego y la suma de ambas formaciones –Podemos e IU– es inferior en votos a las elecciones de 2015.

La confluencia queda como cuarta fuerza política en el Parlamento andaluz. En 2015 irrumpió con fuerza quedando tercera. Se deja atrás casi 300.000 votos en esta ocasión. Los 17 diputados obtenidos no sirven para «frenar» a la derecha, como era la intención de la candidata, Teresa Rodríguez. Otro dato revelador es que en la anterior legislatura Podemos e IU sumaban 20 diputados, tres más que ahora. Parece ser que esta alianza no ha convencido al electorado más afín a Podemos ni al de IU, que siempre había visto con reticencia concurrir con la formación naranja renunciando a sus siglas tradicionales.

El mensaje que ha repetido machaconamente durante la campaña la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, es que la confluencia es una «alternativa al ‘susanismo’ por la izquierda». Pero también dejó claro que es una barrera a las derechas. Con todo, descartó entrar en un hipotético gobierno con el PSOE, dejando la puerta abierta a posibles pactos puntuales. Y ahí está la clave. La confluencia no es decisiva.

Si ha habido un partido que durante la campaña se ha esforzado en colocar sus mensajes a través de diferentes vías ése ha sido Adelante Andalucía. Ha tenido una presencia constante en las redes sociales, llegando a un electorado joven, y Rodríguez ha lanzado consignas claras y concisas en los debates televisivos y en los mítines, con un fuerte contenido social.

Ahora se abre una profunda reflexión. Habrá que analizar las causas, pero la palabra fracaso sobrevuela en ambas formaciones. El tándem Teresa Rodríguez-Antonio Maíllo no ha resultado suficiente.