MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
22:40
Actualizado

Cs quiere un Gobierno en solitario y el PP vislumbra un pacto a tres

Juan Marín se postula como presidente como única alternativa, con el apoyo del PP y la abstención del PSOE. Mientras, Moreno se abre a gobernar con Cs y Vox

  • Cs quiere un Gobierno en solitario y el PP vislumbra un pacto a tres
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

04 de diciembre de 2018. 09:38h

Comentada
Marta Maldonado.  Sevilla. 3/12/2018

El resultado de las elecciones andaluzas ha dejado expedito el camino para firmar un cambio de Gobierno en Andalucía. Los cinco partidos políticos tienen algo que decir en las negociaciones que se abrieron anoche. El que menor relevancia tiene a priori es Adelante Andalucía. Ni siquiera los tres escaños perdidos hubieran sido suficientes para armar un Gobierno socialista con apoyos puntuales de la coalición encabezada por Teresa Rodríguez.

El estreno de Vox en un Parlamento español irrumpiendo con 12 escaños les ha situado en una posición ventajosa. Son un partido de extrema derecha, con el que el PP y Cs se han mostrado dispuestos a dialogar. Su candidato a la Junta, Francisco Serrano, se ha puesto a disposición de ese hipotético pacto de la derecha para acabar con los cuarenta años de gobiernos socialistas. Fuentes populares consultadas por LA RAZÓN han señalado que aún es pronto para anticipar ningún punto clave de esas negociaciones, que pueden desembocar en tres opciones. La primera, un gobierno a tres que incluyese a PP, Cs y Vox como integrantes de la Junta de Andalucía, encabezado por la lista más votada de Juanma Moreno y con un reparto de consejerías. Este es el escenario más improbable.

Una segunda opción pasaría por un gobierno bipartito, con populares y Ciudadanos asumiendo juntos el llamado “Gobierno del cambio”. Las pretensiones de ambos líderes son similares y eso complicará las negociaciones. Moreno da por sentado que será él quien presida la Junta, gracias al apoyo de Cs. Su argumento es simple: su partido es el que tiene más escaños, dentro del bloque de la derecha. Juan Marín no está dispuesto a ceder. Esta sería la tercera alternativa. “Nuestra posición es muy clara y nuestra prioridad es llegar a un acuerdo con el PP, lo dije durante la campaña y lo mantengo”, ha asegurado en declaraciones a La Sexta. Aunque ese empeño pasa por un movimiento que lo colocaría a él en la casilla de salida, por delante del PP. Hay una idea que Marín repite con insistencia: “Le toca a Cs liderar ese cambio. No vamos a cambiar al partido de los ERE por el partido de la Gürtel”. Sobre un posible diálogo con Vox, mantiene que “lo que decidan otras fuerzas les corresponderá a ellos”. Su apuesta inicial es que tanto PP como PSOE se unan a su proyecto: uno con su apoyo explícito y los socialistas no bloqueando la formación del Gobierno. “Espero que Susana Díaz no bloquee un gobierno de Cs”, zanjó.

Una última opción sería una carambola prácticamente imposible: que Susana Díaz, en un ejercicio de responsabilidad democrática, dé un paso atrás y respalde con los 33 escaños del PSOE la investidura de Juan Marín. Sumarían 54 escaños, a solo uno de la mayoría absoluta. En una segunda votación parlamentaria, bastaría con que se abstuviese uno de los diputados del resto de los partidos.

La continuidad del Gobierno socialista es la única que nadie contempla, excepto una Díaz situada fuera de la realidad.

> Pactómetro: comprueba aquí las posibles alianzas en Andalucía

Últimas noticias