MENÚ
lunes 18 noviembre 2019
04:28
Actualizado

Cataluña, cuatro intentos de independencia fallidos

En el año 1641, 1873,1931 y 1934

  • Cataluña, cuatro intentos de independencia fallidos

Tiempo de lectura 4 min.

23 de septiembre de 2015. 21:21h

Comentada
23/9/2015

A cuatro días de que se produzcan las próximas elecciones autonómicas de Cataluña y ante la expectativa del voto de los catalanes ante la independencia, conviene echar mano a nuestra historia reciente (desde el siglo XVII) para darnos cuenta de que esta no es la primera vez que se plantea el proceso soberanista. De hecho hasta en cuatro ocasiones en Cataluña se ha llegado a proclamar la independencia unilateral, aunque siempre ha acabado en fracaso. Concretamente el año 1641, 1873,1931 y 1934, los catalanes intentaron declarar su propio Estado en contra del Gobierno central.

Seis días de independencia

En el año 1641, con la Guerra del Segadors, que transcurrió bajo el reinado del rey Felipe IV, estalla la sublevación del 7 de junio de 1640, fecha que coincide con el Corpus Christi y momento en el que se produjo una explosión de violencia en Barcelona liderada por segadores y campesinos que atacaron a funcionarios reales y castellanos. Durante la rebelión, Pau Claris, político y eclesiástico que presidía la Generalitat, proclamó la República catalana el 17 de enero de 1641. Dicha “independencia” duró tan sólo seis días, momento en el que Claris rectifica y proclama al rey Luis XIII de Francia como Conde de Barcelona, con la consecuencia de dejar al principado catalán bajo la soberanía del país inglés.

La revuelta catalana consiguió ser sofocada mediante la Paz dse los Pirineos, firmada el 7 de noviembre de 1659 entre la monarquía española y francesa. Con ese tratado se estableció la frontera entre las dos potencias, mediante los Pirineos.

La segunda intentona de proclamación de la independencia catalana duró menos tiempo aún que la primera; apenas dos días estuvo vigente durante el período de la I República Española. En estos momentos convulsos para el país, el Gobierno central tuvo que hacer frente a un grupo de políticos dirigidos por José García Viñas y Paul Brousse, que “apoyados por unos 16.000 voluntarios”, según La correspondencia de España, proclamaron en el ayuntamiento de Barcelona el “Estado catalán federado con la República española”. Finalmente, tras dos días de negociaciones con el Gobierno central, la proclamación se revocó y su principal líder, el catalán Estalisnao Figueras, se vio obligado a dimitir.

Una república federada dentro de España

Con la proclamación de la segunda República española, se vuelve a producir una situación tensa entre el Gobierno español y Cataluña. El tercer intento de independencia viene de la mano del por entonces presidente de Esquerra Republicana, Francesc Macià, que tan sólo una hora después de que el presidente de la República saliera al balcón del ayuntamiento de Barcelona para anunciar la nueva era política, aparece en el mismo lugar, por sorpresa, asegurando que en nombre del pueblo de Cataluña se proclamaba la República Federada catalana dentro de la República española. Como respuesta, el Gobierno español envía a varios ministros para negociar con Macià, y tras intensas negociaciones se decide que el consejo de Barcelona actúe como gobierno de la Generalitat de Cataluña. Así, un año después se aprobaría el primer Estatuto de Autonomía catalán, el Estatuto de Nuria.

La última vez que Cataluña intentó poner en marcha la vía independentista acabó con la misma suerte; sin el beneplácito del resto del país. En el año 1934, con el gobierno de Alejandro Lerroux, el presidente de la Generalitat, Lluis Companys, proclamó de nuevo el Estado catalán argumentando que el nuevo gobierno español era “ fascista” y “monarquizante”. Ante esta situación, el gobierno de Lerroux, se vio obligado a decretar el estado de guerra también en Cataluña. La consecuencia inmediata de este enfrentamiento político es la muerte de 46 personas y la detención inmediata de Companys y a parte de su equipo de gobierno, así como la clausura del parlamento autonómico y la suspensión del Estatuto de Nuria.

Nuevo proceso independentista

En el año 2012 tiene lugar la manifestación “Catalunya, nou estat d’Europa” (en español, Cataluña, nuevo estado de Europa) que tuvo lugar en Barcelona durante la fiesta del Día Once de Septiembre. Fue organizada por la Asamblea Nacional Catalana, cuya presidenta, Carme Forcadell, dijo que “el 12 de septiembre, el Gobierno deberá empezar a trabajar por la indepencia”. Otro de los momentos claves de este proceso independentista corresponde al acuerdo firmado entre el president de la Generalitat Artur Mas y el líder de ERC Oriol Junqueras “Pacte per la Llibertat” en el que se comprometen a convocar una consulta para que el “pueblo de Cataluña” pueda decidir si quiere constituirse en un “nuevo Estado en Europa”.

Tras varias manifestaciones y la puesta en marcha del nuevo proceso, llega la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014. Una consulta que el propio president reconoció que no podía celebrarse por falta de garantías legales, pero que sí se celebraría un proceso de participación ciudadana amparándose en la parte de la Ley de consultas de Cataluña. En la consulta ilegal participaron 2.305.290 personas y votaron sí a las dos preguntas propuestas por la Generalitat, el 80,76%.

Por último,después de que la fiscalía del Estado presentará una querella contra Artur Mas por la celebración del proceso participativo del 9-N, el president Artur Mas presentó su plan para conseguir la independencia de Cataluña en 18 meses, contraria a la Constitución española.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs