Política

Sánchez fía todo al cara a cara con Rajoy tras pinchar contra Iglesias

El líder del PSOE enmienda en campaña su tibieza con Podemos en el debate y le acusa de «quererse a sí mismo sobre todas las cosas»

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez
El líder de los socialistas, Pedro Sánchez larazon

El líder del PSOE, Pero Sánchez se toma la revancha con Iglesias tras el debate y asegura que "se quiere a sí mismo sobre todas las cosas". Asimismo, advierte del peligro de votar a Ciudadanos: "Las sumas de las derechas son las restas de los derechos".

Satisfacción contenida en el PSOE por la actuación de Pedro Sánchez en el debate a cuatro de Atresmedia. Fuentes del partido consultadas por LA RAZÓN consideran que la actuación de su candidato fue solvente y correcta, pero reconocen que el formato no benefició al secretario general porque la disposición en el plató y los numerosos turnos de palabra «diluyeron en exceso el mensaje» de su líder. Esta es la razón por la que tanto Sánchez como su equipo tienen puestas todas sus expectativas en el cara a cara que le enfrentará a Mariano Rajoy el próximo lunes, un formato en el que el líder socialista podrá contrastar –con mejor resultado– su proyecto al del presidente del Gobierno, a quien considera su único rival de cara a los comicios que tendrán lugar el próximo 20 de diciembre.

Antes de su participación en Atresmedia, Sánchez ya atribuía –en una conversación informal con periodistas– mayor entidad a su duelo con Mariano Rajoy, que a los debates con Rivera e Iglesias. El candidato socialista fía toda su estrategia electoral a este cara a cara, porque considera que le permitirá erigirse como alternativa de gobierno al actual presidente, a escasos seis días de la cita con las urnas. Además, desde el equipo de Sánchez están seguros de que la imagen de su líder en contraposición con la de Rajoy –un candidato que se esconde y cercado por la corrupción, según Ferraz– permitirá impulsar la campaña de Sánchez de cara al voto útil en la recta final de la campaña.

Con la resaca del debate, todos los candidatos se han atribuido a sí mismos la victoria, aunque en lo que Rajoy, Rivera e Iglesias coinciden es en que fue Sánchez el principal damnificado de la cita. En este sentido, resulta curioso que el propio líder socialista no personifique en su figura la victoria del debate y se limite a señalar que fue «el PSOE» quien lo ganó, un argumento que también esgrimió su equipo que –en contraposición con el celebrado en «El País», donde defendieron con vehemencia la «clara victoria» de su candidato– se limitó sólo a resaltar que estuvo «serio y riguroso». La sensación que trasciende es que Sánchez no explotó suficientemente sus bazas con respecto a la ausencia de Mariano Rajoy y que fue excesivamente tibio respecto a los ataques que le profirió Pablo Iglesias. Esta es la razón por la que ayer Sánchez se tomó una suerte de revancha en su mitin en La Coruña, donde exhibió una crítica encendida contra el líder de Podemos.

Mitin a rebosar

Ante un auditorio de más de 2.000 personas, el más numeroso que han logrado reunir hasta ahora en campaña, Sánchez recuperó el reproche que le lanzó Iglesias en el debate, criticando que no hagan cuando gobiernan lo que prometen en la oposición, y exhibió todos los avances en materia de derechos y libertades alcanzados por el PSOE, tales como la ley de matrimonio igualitario, la de memoria histórica o contra la violencia de género. «Aquellos que dicen que el cambio empieza en Grecia, ya saben lo que viene después: corralito y una gran frustración», destacó.

Pedro Sánchez también criticó que Iglesias pida el apoyo del PSOE si es el partido más votado, pero que se niegue a ser él quien lo preste si son los socialistas quienes necesitan su aval. «Si algo ha demostrado es que se quiere a sí mismo sobre todas las cosas», destacó, calificando como «complicada» la política afectiva del líder de Podemos: «Tú ámame a mí, que yo también me amo a mí».

El mitin

Lugar:

La Coruña

La frase:

«si las derechas se suman, se restan los derechos»

La anécdota:

Algunos militantes reconocían que Iglesias se impuso a Sánchez en el debate.