«Susana Díaz está tocada, pero no hundida»

La ex presidenta se desvinculará de sus antecesores y juega con la baza de que en Ferraz no hay prisa por abrir el debate de la sucesión hasta que haya Gobierno

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, acude a votar en Sevilla
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, atiende a los medios de comunicación tras acudir a votar el 10NMaría José López Europa Press

«Quien se lleva un euro de todos lo tiene que devolver y eso no puede prescribir en la vida». Es una de las frases de la ex presidenta de la Junta y secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, que ahora le arrojan en las redes sociales tras la dura sentencia de la pieza política del «caso ERE» que ha condenado no sólo a la cúpula de la Junta de Andalucía durante casi dos décadas, con los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán al frente, sino a una forma de gobernar en busca de la paz social y de los votos. Díaz ha optado por callar, un silencio que romperá hoy. Antes, fuentes de su en torno trasladaron ayer a LA RAZÓN que «está tocada, pero no hundida». El fallo la ha sacudido, pero no quebrado. Tal vez porque a once días de que se cumpla un año de las elecciones que la desalojaron del poder en uno de los bastiones históricos del PSOE, «ya ha aprendido a encajar reveses» tambaleantes.

Desde el sector crítico se empeñan en poner el foco en su «debilidad» como lideresa y en que «no puede ser ella la que encabece la oposición» al Ejecutivo de PP y Ciudadanos (Cs) en la comunidad. Pero Díaz se resiste a ser una pieza abatida como lo son ya sin ambages sus antecesores en el Gobierno autonómico Chaves y Griñán. Por eso su «mano derecha» en el partido, el secretario de Organización del PSOE-A Juan Cornejo, se enfrentó a varias entrevistas en distintos medios para reiterar de forma machacona que la resolución judicial de los ERE no afecta a la continuidad de Díaz a las riendas de la formación. «No sé de dónde sale o qué interés puede tener alguno en abrir un debate donde no existe», lanzó el dirigente socialista del PSOE-A. «Hay verdadera coordinación, comunicación total y fluida entre la dirección regional y la federal. Ayer –por este martes, día que se conoció el fallo del tribunal provincial– estuvimos en contacto en todo momento, yo hablé con Ábalos y Susana Díaz con Pedro Sánchez», desveló Cornejo, para repetir que existe «total coordinación» entre Madrid y Sevilla y que «todo lo demás son milongas».

Lo que apuntan desde Ferraz es que, en el aire los equilibrios para poder gobernar el país, allí «se está a lo que se está». Traducido: no tienen prisa en abrir el melón de Andalucía. Creen que Díaz caerá por su propio peso cuando llegue el momento. Si quiere volver a ser la candidata socialista a la Presidencia del Ejecutivo regional, tendrá que someterse a unas primarias y no «hay prisa» por abordar ese escenario, ya que prevén una legislatura estable y las próxima elecciones autonómicas no tocan hasta dentro de tres años. El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, fue el encargado de hacer pública esa posición al afirmar en un programa de TVE que el futuro del PSOE-A y de su secretaria general lo decidirán sus militantes y Madrid lo respetará.