España

Un sargento de la guardia civil salva a una joven que se había tragado la lengua al desvanecerse

El agente vio como la mujer caía desplomada al suelo en la estación de servicio de Lodares (Soria). Hizo uso de los conocimientos adquiridos en los cursos de formación de la Benemérita y logra evitar daños mayores

Ocurrió la madrugada del 21 de noviembre en el área de servicio Abades, del municipio de Lodares, (Soria), un lugar de paso de los autobuses de larga distancia. Tres agentes de la guardia civil estaban prestando servicio en las inmediaciones cuando vieron bajar a una veintena de ocupantes de un autobús que venía de Barcelona. Minutos después el sargento observó cómo una joven de las que había bajado del autobús se desvaneció y cayó de forma súbita al suelo al golpeándose fuertemente la cabeza y quedando inconsciente. En ese momento el agente reacción al instante y salió corriendo. Al llegar a la joven comprobó que no tenía consciencia ni respiraba ya y que se estaba tragando la lengua lo que la obstruía las vías respiratorias. El suboficial, al contar con los conocimientos necesarios adquiridos en los diversos cursos de formación de la Guardia Civil, consigue sacarle la lengua de la boca y colocar a la mujer en la posición de seguridad con la que logra que la joven no se ahogue con su propio vómito. Una vez que comprobó que le entraba aire en las vías respiratorias, la mujer recuperó la consciencia. Dos agentes ayudaron al sargento llamando a los servicios sanitarios quienes prestaron asistencia sanitaria después. Además, precisaron de una intérprete ya que la mujer era de origen marroquí y no hablaba castellano. Tras las diferentes pruebas la mujer ya recuperada pudo continuar su trayecto en autobús y mostró su gratitud a los agentes.

Publicidad

La Guardia Civil no solo está en la persecución del delito sino que en sus labores de seguridad ciudadana, la esencia del Instituto Armado, también prestan un servicio humanitario "allá donde les necesitan".