Política

Las bases del PSOE prefieren el pacto con Iglesias al «abrazo» con Rivera

El 92% respalda la coalición con Podemos frente al 79% que apoyó un gobierno con Ciudadanos en 2016

Pedro Sánchez vota en la sede socialista de Pozuelo de Alarcón
Pedro Sánchez vota en la sede socialista de Pozuelo de Alarcón Jesús G. Feria

No hubo sorpresas ni tampoco se esperaban. La militancia socialista apoyó ayer mayoritariamente la decisión de su líder Pedro Sánchez de firmar un preacuerdo de gobierno de coalición con Pablo Iglesias para explorar la posibilidad de tejer un ejecutivo de corte progresista que acabe con la interinidad en la que está instalada el país desde el pasado 28 de abril.

El 92 por ciento de los militantes socialistas que participaron este sábado en la consulta convocada por el PSOE refrendó el acuerdo con Unidas Podemos para el primer gobierno en coalición de la era democrática. La consulta movilizó a 103.718 personas , (lo que supone el 63,01% del censo socialista), de los que 95.421 votaron a favor de la coalición que hará vicepresidente a Pablo Iglesias. En estos datos no se incluye el resultado de la consulta del PSC. Eran un total de 178.651 militantes y afiliados directos del PSOE, el PSC y sus organizaciones juveniles los que estaban llamados a participar.

No ha pesado en las bases que desde septiembre y durante toda la campaña electoral, el líder socialista renegara de la alianza con Unidas Podemos asegurando que «no dormiría tranquilo» y que existían serias discrepancias en materias clave como Cataluña, que hacían preferible repetir las elecciones antes que pactar la entrada de los morados en el Consejo de Ministros. Sin embargo, tras el 10-N, Sánchez no tardó ni 24 horas en rubricar la coalición a la que, vía consulta, sus bases han dado plácet. Este tipo de preguntas a la militancia son vinculantes y de obligado cumplimiento –según el reglamento que desarrolla los estatutos– para la dirección y, no obstante, su resultado deberá ser ratificado en un futuro Comité Federal del PSOE en los próximos días.

El aval de los inscritos socialistas es una suerte de cheque en blanco para su dirección ya que el preacuerdo se firmó con anterioridad a impulsar la pregunta y en ella – «¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?»– no se especifican ni los ministerios que ostentarán los morados, ni las competencias, ni las alianzas que se deberán tejer con otros partidos (incluidos los independentistas) para lograr que este ejecutivo compartido se materialice.

Esta no es la primera consulta de este corte que el PSOE hace a sus militantes. En 2016 se realizó un trámite equiparable para sondear el apoyo que generaba el «pacto del abrazo» rubricado con Albert Rivera. Entonces, participó más de la mitad del censo (51,7 por ciento), cerca de 93.732 personas de las cuales el 78,97% (73.940 afiliados) lo hizo a favor y el 21,03% (19.692), en contra. Con estos resultados, la apuesta por el gobierno de coalición ha vencido en 15 puntos al Ejecutivo con Ciudadanos que Pedro Sánchez presentó a sus bases. En concreto, 21.481 militantes más lo han respaldado ahora. Con estos datos, el líder socialista logra legitimar su apuesta por gobernar con los morados ante los barones críticos y la vieja guardia del PSOE. En el caso catalán, la participación no llegó al 50%, solo un 45% del censo (6.415 de 14.276) se movilizó, de la que un 93,64 por ciento votó a favor del acuerdo de coalición.

El presidente del Gobierno mostró su satisfacción con el resultado de la consulta a través de Twitter. "Respaldo rotundo de la militancia socialista al acuerdo del PSOE con UP". Según expresó es un "apoyo decisivo para un Gobierno de progreso que siga haciendo avanzar a nuestro país con políticas en beneficio de las mayorías. Gracias a quienes, con vuestro voto, habéis participado en la consulta", dijo