La Guardia Civil anula 26.000 artículos de apoyo al Daesh

Operación internacional en la que la Benemérita detuvo a un yihadista en Tenerife

Detenido en Tenerife un presunto yihadista por compartir vídeos de Dáesh
Agentes de la Guardia Civil examinan el material del yihadista detenidoGuardia CivilEFE

Fuerzas de Seguridad y autoridades judiciales de Europa han protagonizado una macro operación contra el Estado Islámico para desmantelar actividades online de esta organización terrorista, según fuentes de la investigación.

La Guardia Civil ha colaborado activamente y, entre otras actuaciones, detuvo la pasada semana a un presunto yihadista de nacionalidad mauritana en Tenerife.

La acción coordinada por el Internet Referral Unit de Europol de la UE, apoyado por Eurojust, fue llevada a cabo por 12 Estados miembros y 9 servidores online.

Todo ello condujo a bloquear un total de más de 26.000 artículos de apoyo al Estado Islámico, al ser considerados propaganda terrorista.

La operación fue liderada por el Juzgado de Investigación Contraterrorista belga y la Oficina del Fiscal Federal belga, junto a la Policía Judicial Federal belga de East-Flanders.

En el marco de esta operación la Guardia Civil llevó a cabo el citado arresto del yihadista, al ser sospechoso de formar parte del núcleo de diseminadores de propaganda terrorista online de ISIS.

Fuentes de la Benemérita recuerdan que esta operación está conectada con una serie de esfuerzos conjuntos previos con el objetivo de derribar diversos activos de comunicación de Daesh.

En agosto de 2016, una primera acción fue llevada a cabo contra la aplicación

móvil AMAQ (agencia del Estado Islámico) y su infraestructura web. Forzó a los propagandistas a construir una infraestructura más compleja y segura para prevenir futuras acciones de las fuerzas policiales.

En junio de 2017, un segundo golpe conducido por la Guardia Civil y apoyado por Europol, Eurojust y EE.UU. tuvo como objetivo parte de los activos e infraestructura de la web de la nueva agencia.

Los servidores intervenidos por la Guardia Civil permitieron la identificación de

individuos radicalizados en 133 países, y se detectaron más de 200 millones de

accesos al contenido propagandístico del Estado Islámico por 52.000 posibles usuarios.