El PSE vota con Bildu la excarcelación de los presos enfermos

Tenso debate en el Ayuntamiento de Bilbao. El alcalde del PNV apela a respetar los «derechos» de los terroristas aunque “no tienen mi cariño”. El PP advierte de que la moción intenta “victimizar” a los verdugos

El documento aprobado en el Ayuntamiento de Bilbao, con el apoyo del PSE
El documento aprobado en el Ayuntamiento de Bilbao, con el apoyo del PSEBilbao

Tenso debate en el pleno del Ayuntamiento de Bilbao con los «derechos» de los presos de ETA de por medio. De nuevo la política de los gestos hacia EH Bildu se hizo patente por parte de los socialistas. Guiños para contentar a la izquierda abertzale porque sus votos serán necesarios en la investidura de Sánchez.

Si la presidenta de Navarra, María Chivite (PSN) se sentó en una mesa con EH Bildu para negociar la fiscalidad y los Presupuestos de la Comunidad Foral antes incluso de que el borrador haya pasado por el parlamento, por exigencia abertzale y como forma de «normalizarles » dentro de la política, ayer escenificaron otro paso más, esta vez en el País Vasco.

EH Bildu presentó una enmienda por la que el Consistorio ratifica los acuerdos adoptados en Juntas Generales y Parlamento vasco en relación a la política penitenciaria y la dispersión de los presos de ETA con enfermedades graves. La enmienda salió adelante con los votos de todo el gobierno municipal, Elkarrekin Podemos, EH Bildu y el PSE.

En concreto, el documento, que lleva el logo de los partidos que han votado a favor, destaca que el ayuntamiento de Bilbao «se ratifica en los acuerdos de 7 de junio y de 29 de junio de 2017» en relación a «la política penitenciaria y personas presas con enfermedades graves». El texto insta a que «las autoridades competentes tuvieran en cuenta la legislación vigente y los estándares internacionales» de tal modo que «los enfermos muy graves con padecimientos incurables puedan ser clasificados en tercer grado y ser excarcelados por razones humanitarias». Según detalló el portavoz de Bildu, Jone Goirizelaia, también se plantea «el desacuerdo con la política penitenciaria de alejamiento, dentro del nuevo tiempo abierto tras el cese definitivo de ETA». El Parlamento Navarro ya aprobó el pasado lunes, con el apoyo del PSN, una declaración institucional que demanda el fin de la dispersión

En el ayuntamiento de Bilbao solo el PP mostró su rechazo frontal a la iniciativa abertzale en un duro intercambio de palabras entre el socialista Alfonso Gil y la portavoz popular Raquel González. «Pregúntele al señor Aznar y al señor Mayor Oreja por qué soltaron a presos etarras que luego volvieron a matar», le espetó Gil a la portavoz popular. «No se ponga usted tan duro». «Lo único que pido es que no demos pase a estas iniciativas de Bildu. Los presos que están en la cárcel son españoles y como tales ya tienen sus derechos garantizados». El alcalde, Juan Mari Aburto (PNV) tomó la palabra para afirmar el apoyo del Ayuntamiento a las víctimas del terrorismo y asegurar que «quienes han matado y extorsionado no tienen mi cariño, pero tienen sus derechos que queremos respetar». La portavoz del PP destacó que «no deja de ser una moción más de manual de blanqueamiento de la historia negra del País Vasco que trata de victimizar a los verdugos cumpliendo condena por extorsión, asesinato, tortura... por terrorismo». «No hay mayor humanidad que pedir perdón» y aseguró que lo cómodo es ceder a las presiones nacionalistas. El PSE pidió que se aplique «humanidad» con los presos, porque las víctimas no piden venganza sino justicia, dijo.