César Antonio Molina: «Sánchez no puede pactar con los asesinos de sus militantes»

El ex ministro de Cultura con el PSOE critica los pactos con Bildu y ve imposible que sobreviva un acuerdo con Podemos porque "un vicepresidente y cuatro ministerios es un Gobierno. ¿Creemos que Pablo Iglesias se va a callar cuatro años?»

César Antonio Molina, exministro de Cultura.Foto:  Luis Díaz.
César Antonio Molina, exministro de Cultura.Foto: Luis Díaz.Luis DiazLa Razón

Si usted quiere encontrarle, acuda a una librería. En la madrileña «Los editores» nos recibe el ex ministro de Cultura en el último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, César Antonio Molina. Es uno de los firmantes del último manifiesto de «La España que reúne», presentado el pasado martes y en el que se recoge el rechazo a un posible pacto con ERC. El también escritor aboga porque los partidos constitucionalistas lleguen a acuerdos para evitar la destrucción de España.

–El manifiesto «La España que reúne» lo rubrican más de 300 personas con perfiles muy dispares desde políticos a médicos, ¿qué les preocupa?

–Desde el mes de abril tenemos una plataforma y hemos ido sacando manifiestos y mostrando nuestra disconformidad de cómo iban las cosas. Y en aquel momento iban infinitamente mejor de lo que van ahora. Empezamos un grupo de amigos entre los están Francesc de Carreras, José María Múgica, Nicolás Redondo, Fernando Savater, entre otros. Nosotros, que unos y otros habíamos tenidos cargos políticos y que seguimos siendo socialistas, teníamos que dar nuestra opinión de lo está pasando porque comienza a ser gravísimo. Aquí la copa que se juega en este partido es la supervivencia del país. Yo quiero morir en el mismo país en el que nací. Que no es el mismo país sino que es infinitamente mejor que en el que yo nací a finales de los años del franquismo.

–Este manifiesto lo firman ex cargos importantes socialistas, ¿cree que Sánchez les escuchará?

–Si, muchos. Somos la cara visible. La plataforma aglutinamos al socialismo, la socialdemocracia, el centrismo, el liberalismo… todo aquello que está alrededor del constitucionalismo. Y hay muchas personas que piensan de manera distinta pero hay dos ejes fundamentales en los que todos coincidimos: el mal de los populismos como el de Podemos y Vox, y luego acerca del mundo independentista, que es desleal. Ellos pueden hacer eso gracias a la Constitución que votamos todos los españoles. Yo no me imagino al gobernador de California declarándose independiente y diciéndole a Trump que quiere hablar de gobierno a gobierno y que si no, lo harán de manera individualmente.

–¿Ha hablado personalmente con Sánchez?

–Pedro Sánchez fue cinco meses mi asesor en el Ministerio de Cultura. Lo conozco un poco. Siempre le he tenido cierto afecto y creo que en algunas cosas como en la política exterior, se ha movido bien. Ahora lleva un camino absolutamente suicida. Y el problema es que se suicida él, suicida a su partido y a su país.

–¿Reconoce al PSOE actual en el partido de Estado de siempre?

–No. Para mí el partido socialista era Felipe, Guerra, era Paco Vázquez, era gente razonable, dialogante, culta y preparada que amaban a este país. Da la sensación de que los socialistas de hoy no aman a este país. Esa es la sensación que dan. Porque tú no puedes pactar con los asesinos de tus militantes ­–Bildu y compañía–. Tú no puedes pactar con quienes van contra la Constitución, contra la democracia, contra las libertades y camino del totalistarismo venezolano o peor. Tú no puedes pactar con aquella gente que no respeta la Ley, ni el Poder Judicial, ni la separación de poderes. No puedes pactar con ellos porque tú nunca llevarías a tu casa un delincuente, y ellos son delincuentes y están en la cárcel.

–En este escenario, ¿cree que el PP y Ciudadanos deberían prestar sus votos para evitar que el Gobierno dependa de los independientes?

–Claro que sí. Por supuesto. Y son culpables también. Porque aquí no solo será culpable el partido socialista, el PP tendrá mucha culpa y lo que queda de Cs también. Y Ciudadanos lo sabe muy bien porque ha perdido 47 escaños por hacerlo mal y era fundamental porque agrupaba el descontento del socialismo y de la socialdemocracia con el descontento también del centro derecha. Y lo tiró todo por la ventana. Cuidado porque lo pueden pagar.

–¿Ve más lógica una coalición entre PP y Cs?

–Lo primero que deberían es ponerse de acuerdo los tres partidos en los puntos esenciales. Este es un país con un territorio y ese territorio no se va a cambiar, ni modificar porque eso sería hacer españoles de primera y de segunda o tercera. Y a partir de ahí, llegar a otros acuerdos.

–Calvo abrió la puerta a hablar del título VIII de la CE, ¿creen que hay que tocar la Carta Magna?

–Nosotros no decimos que la Constitución sea eterna y para toda la vida. Se puede cambiar algunos aspectos porque todo envejece, pero un 1%. De ahí a que un partido político diga que yo voy a cambiar la CE como dijo la vicepresidenta… Pero vamos a ver, usted tiene 120 diputados, ¿cómo va a hacerlo? Solo el hecho de que lo digan es contraproducente.

–¿Qué cree que ha cambiado para que Sánchez dijera que no dormirá como Iglesias de vicepresidente a firmar un pacto en 24 horas?

–Intereses particulares. En Moncloa se está muy bien y solo por eso aceptará gobernar con Podemos. No puedes ser un don Julián contemporáneo y vender a tu país.

–Si Sánchez no consigue ser investido, ¿debería dar un paso atrás?

–Por supuesto o hacerle renunciar. Habrá otra gente capacitada para sacar el país adelante.

–¿Ve inestable ese gobierno de Podemos y PSOE?

–Lo veo imposible de sobrevivir porque un vicepresidente y cuatro ministerios ya es un gobierno. Y ese gobierno es incompatible con el resto. Estoy seguro de que el 90% de ese gobierno está disconforme pero no pueden decirlo. Por lo tanto, habrá dos gobiernos. Sucederá lo que pasó en Galicia con Emilio Pérez Touriño, un gran presidente que tenía que apoyarse en el Bloque Nacionalista y le hicieron la vida imposible ¿Creemos que Pablo Iglesias se va a callar durante cuatro años? Dirán lo que les venga en gana. Dirán que a ellos el relator les parece estupendo, que la independencia, ¿por qué no?, Si es la libertad de todos los pueblos del mundo. Y Sánchez, lo sabe porque no es tonto. La única verdad que ha dicho Sánchez fue eso, durante la campaña

–¿Qué le parece que, tras la primera reunión entre PSOE y ERC, Sánchez aceptara el concepto de «conflicto político» para referirse a Cataluña?

–Él mismo dijo antes de elecciones que no era un conflicto político, sino que era un problema entre catalanes. Yo estoy con el Sánchez de las semanas previas a las elecciones. En todo lo que dice después no le reconozco.

–¿Qué cree que está aceptando Sánchez para lograr el apoyo de ERC?

–Ni quiero saberlo. Prefiero que pasen los días sin saberlo porque me temo lo peor. Evidentemente no les va a dar la independencia porque Sánchez no duraría ni 48 horas. Él se está olvidando de que decisiones maximalistas conducirán a conflictos maximalistas. Ni espero que les conceda el referéndum y otras cosas, pero la situación va por mal camino.

–¿Hasta qué punto se puede negociar con los independentistas?

–Tú no puedes negociar porque te lo imposibilitan en el mismo momento que dicen que se puede hablar de todo; del presupuesto de la amnistía, de la autodeterminación, del referéndum... Es que, cuando dices amnistía hay que darse cuenta de que para eso ya está el Poder Judicial, que es independiente. La autodeterminación no está en la Constitución y en la ONU solo figuran las colonias. El referéndum no existe en la Constitución. Esto es lo que los independentistas quieren negociar, pero cuando te sientas a hablar con alguien es para llegar a pactos dentro de lo posible.

–¿Le recuerda la mesa de partidos que pide ERC a la que proponía Batasuna?

–Es otro error porque para eso está el Parlamento. No se puede salir del Parlamento para negociar. El dialogo entre partidos está para las cosas de sobrevivir. Pero no para hablar de los pilares del Estado. El Estado no puede hablar con inferiores, y el Gobierno de Cataluña no es homólogo del Gobierno central.

–Hasta ahora el PNV era la cara amable en el frente de posibles aliados de Pedro Sánchez. Esta semana le retó con un Estatuto que plantea integrar Navarra en el País Vasco...

–Yo siempre he tenido muy buena relación con Aitor Esteban, pues era una persona tratable dentro del bloque nacionalista y lo que te decía lo cumplía, pero ahora no está siendo así. Lo hacen porque nadie quiere quedarse atrás. Si tú abres una vía de suicidio, por ahí irá todo el mundo. Es imparable.

–Cuatro años y cuatro elecciones, ¿por qué no existe consenso entre los partidos?

–Eso es lo que me pregunto yo. Los políticos de hoy son jóvenes que no nacieron o no se enteraron del franquismo, que no han tenido problemas para comer, ni para estudiar ni para viajar. Pero son incapaces de hacer lo que han hecho sus padres y abuelos después de 40 años de dictadura militar, guerra civil y de la República. Son incapaces de sacar este país adelante. No lo comprendo.