“A las 10, todos a casa”, el lema de los CDR para no enturbiar las negociaciones de ERC con el PSOE

Los extremistas han rebajado a hechos testimoniales sus protestas

100 Concentrados En La Estación De Tren Barcelona Sants Convocadas Por Los CDR Y Rodeadas Por Mossos D'esquadra Y Policía Nacional El 16 De Noviembre De 2019
100 concentrados en la estación de tren Barcelona Sants convocadas por los CDR y rodeadas por Mossos d'Esquadra y Policía Nacional el 16 de noviembre de 2019 DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS 16/11/2019 DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

“A las 10, todos a casa”. Y obedecen. Los Comités de Defensa de la República (CDR) no ocultan, tal y como adelantó LA RAZÓN, su simpatía por las negociaciones que Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) mantienen con el PSOE.

El nivel de agresividad que se daba antes de empezar las conversaciones para que los independentistas favorezcan la investidura de Pedro Sánchez, ha quedado reducido prácticamente a cero y se concreta en concentraciones diarios en la Avenida Meridiana de Barcelona. Eso sí: a las 10 de la noche, todos a casa para no interferir en las negociaciones con actos violentos.

Según expertos consultados por LA RAZÓN, el mundo del secesionismo está convencido de que, al final, se llegará a un acuerdo y podrán condicionar, no sólo la investidura, sino toda la acción de Gobierno mientras dure la legislatura.

Además, confían en que los políticos condenados por la intentona separatista obtendrán en breve plazo beneficios penitenciarios que les permitirán salir a la calle.

La actitud de los CDR demuestra que las gravísimas alteraciones del orden público que vivió Cataluña estaban diseñadas desde una dirección política. Las Fuerzas de Seguridad investigan quién o quiénes la conforman.

Por lo que respecta a Tsunami Democratic, que ha actuado como referente de dichos disturbios, se sabe que está preparando una serie de acciones con motivo del partido de fútbol entre el Barcelona y el Real Madrid del próximo 18. De momento, intenta que se identifiquen las personas que van a ir al campo con el fin de que protagonicen algún tipo de “perfomance”, como un mosaico o algo parecido, según las citadas fuentes.

En cualquier caso, estamos ante el típico caso en el que un potencial de violencia callejera (o, en su defecto, de “tranquilidad” ciudadana) es utilizado en el marco político, cuya finslidsd es la de condicionar desde ámbitos separatistas la acción del Gobierno central.