Sánchez, dispuesto a reunirse con Torra para abordar el “conflicto político” cuando sea investido

La Generalitat dice que la cita será “lo antes posible” y Moncloa enfría esta expectativa, diciendo que se verán “cuando haya un gobierno como con el resto de presidentes autonómicos”

Thumbnail

Una ronda con 17 presidentes autonómicos, cuando -en realidad- solo quieres hablar con uno de ellos. Tras meses de demandas por parte de Quim Torra, improperio público incluido (¡Qué cullons!), y negativas de Pedro Sánchez, el presidente en funciones ha levantado hoy el veto al de la Generalitat en aras de agradar a ERC y lograr la investidura. Nada queda ya de aquello de que no tenía nada que hablar con él hasta que no condenara la violencia de los CDR en las calles o que Torra debía hablar primero con los catalanes.

El líder socialista ha iniciado a las 9:00 una ronda de llamadas con los líderes territoriales, tal como explicó cuando recibió el encargo del Rey. El primero con el que se ha puesto en contacto ha sido con el lendakari Iñigo Urkullu, en base al criterio de antigüedad de los estatutos de autonomía, con el que ha tratado durante 15 minutos temas de gobernabilidad y del modelo de Estado, según fuentes del Gobierno vasco. Posteriormente se se ha producido la llamada a Torra, a pesar de que éste había pedido que esta tuviera lugar a las 8:00 para ser el primero. Según la Generalitat, ambos han hablado “cordialmente” durante 15 minutos en los que Sánchez habría reconocido la “naturaleza política del conflicto” y se ha mostrado dispuesto a reunirse con Torra “lo antes posible” después de que éste le haya emplazado a ello. La versión de Moncloa difiere en este punto, ya que si bien se acepta la cita, ésta se condiciona a “cuando haya Gobierno y arranque la legislatura como hará con el resto de los presidentes autonómicos”.

El Govern, en una rueda de prensa posterior, ha defendido que Sánchez ha trasladado a Torra que ese encuentro será bilateral y no estará bajo el marco de reuniones que tiene previsto celebrar con el resto de presidentes autonómicos. “En ningún caso se ha mencionado una reunión que vaya mas allá de una reunión bilateral”, ha dicho la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, en alusión a esa ronda de contactos con otros mandatarios autonómicos. El ejecutivo catalán también ha evitado valorar si participara de la Conferencia de Presidentes, convocada por Sánchez, ya que todavía no han recibido ninguna invitación.

Por su parte, el presidente de la Generalitat -y siempre según fuentes del Govern- ha expuesto que la solución a este conflicto político pasaría por el “derecho de autodeterminación y el fin de la represión, así como la libertad de los presos políticos”. A esto, el presidente en funciones le ha respondido, según Moncloa, que “estamos en un estado Social y Democrático de Derecho y que defiende plenamente la independencia de la Justicia”. Torra también se ha quejado de la falta de cortesía institucional por no atender sus llamadas y ha afeado a Sánchez la dureza de su tono durante la campaña, ante lo que el presidente en funciones ha añadido que “hay que avanzar”.

Según indican fuentes gubernamentales, “el objetivo de Pedro Sánchez es gobernar desde valores progresistas y con el deseo de construir grandes consensos con las fuerzas políticas y con los máximos responsables de las comunidades autónomas”. Es con esta “voluntad”, según Moncloa, con la que se inician estas conversaciones “para poner sobre la mesa las necesidades, problemas y soluciones que requieren los distintos gobiernos autonómicos, las provincias y sus municipios”.