España presionará a la UE para que los barcos vuelvan a la operación “Sophia” en el Mediterráneo

Robles visita en Sicilia a los militares que luchan desde el aire contra las mafias de la inmigración y confía en que a partir de marzo se reactive la misión naval

La ministra de Defensa y Asuntos Exteriores en funciones, Margarita Robles, a bordo de un helicóptero durante la visita a las tropas en la base aeronaval de Sigonella (Sicilia), del destacamento 'GRAPPA', desplegados en la "Operación Sophia", destinada a combatir las redes de trafico de personas, armas y petroleo y a la migración irregular en el mediterraneo.Javier LizónEFE

La ministra de Defensa y Asuntos Exteriores en funciones, Margarita Robles, ha aterrizado esta misma mañana en la base aérea italiana de Sigonella, en la isla de Sicilia, para felicitar las fiestas a los militares españoles que participan en la operación “Sophia” de la UE contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo. En esta ocasión, debido a la tensa y apretada agenda política de cara a la investidura, no ha viajado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. A las 10:30 horas, Robles, acompañada por el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Javier Salto, y el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, ha aterrizado en la base italiana, donde está desplegado el destacamento “Grappa” del Ejército del Aire, que vigila esta ruta con su avión “D4”.

Allí ha sido recibida por el jefe del contingente español, teniente coronel Guillermo Cordero, y el mando de la misión, el almirante italiano Enrico Credentino, quienes le han puesto al día de los detalles de esta operación, que nació en 2015 y en la que desde marzo no hay buques militares patrullando el Mediterráneo ni rescatando migrantes, algo que España y varios países quieren recuperar a partir de marzo de 2020. En la actualidad únicamente vigilan esta ruta migratoria cinco aviones (España, Luxemburgo, Italia, Francia y Polonia) y un dron “Predator” italiano, que dan la alerta en cuanto ven barcazas repletas de migrantes a la deriva o barcos nodrizas de las mafias. Y es que, tal y como ha apuntado la ministra, "para España, esta operación “es esencial y tenemos especial interés en que continúe”.

Robles ha criticado en cierto modo que la UE o la OTAN “tienen tendencia a preocuparse por el norte”, ante lo que ha señalado que “el Mediterráneo es esencial” y que “la labor de Sophia es muy importante”.

Con esta visita, Robles busca mostrar el compromiso de España con esta misión de la Unión, la cual está en entredicho y abocada al fracaso, entre otros motivos, por la negativa de Italia a acoger a los migrantes rescatados y las dificultades para encontrar puertos donde desembarcarlos. De ahí que los buques militares no naveguen por el Mediterráneo desde hace nueve meses. De hecho, en agosto Robles cargó contra el entonces ministro del Interior italiano, Matteo Salvini por sus “políticas xenófobas” y le culpó del fracaso de “Sophia”. Según dijo entonces, España iba a intentar que la misión continuara en marcha y mostró su disposición a volver a participar con fragatas.

Un buque listo para desplegarse en 14 días

Por este motivo, hoy ha vuelto a mostrar ese deseo y ha confirmado que la intención de España, Francia o Polonia es la de pedir en marzo, cuando se revise el futuro de la operación, que regresen los barcos. Es más, la Armada tiene preparado y en una especie de situación de alerta un Buque de Acción Marítima (BAM) que podría desplegarse en el Mediterráneo en 14 días si se reactiva la misión naval. Y uno de los pesos pesados para empujar en esta dirección es el ex ministro y actual Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y de Seguridad, Josep Borrell, a favor de que las fragatas vuelvan a patrullar y rescatar migrantes. Tal y como ha explicado la ministra, “una de sus prioridades es la de impulsar que haya barcos otra vez.

Además, la ministra en funciones ha aprovechado su viaje para visitar a los 19 militares españoles que forman parte del sistema de Vigilancia Terrestre de la Alianza (AGS, por sus siglas en inglés). Se trata de una unidad de la OTAN, con base también en Sigonella, que contará con cinco drones “RQ-4D” para vigilar el territorio aliado.

La misión “Sophia” nació en 2015 con el objetivo de luchar contra las mafias de la inmigración. Desde sus inicios, han sido varios los buques militares que patrullaban el Mediterráneo para buscar embarcaciones cargadas de inmigrantes que luchaban por alcanzar Europa. Y les rescataban, porque aunque esa no era la misión principal, el derecho marítimo obliga a auxiliarles. Su nombre, “Sophia”, es el de una niña nacida en uno de esos barcos tras ser rescatada su madre. Y entre esos buques, muchos españoles, los cuales salvaron la vida a más de 15.000 personas en unos cuatro años. En total, cerca de 45.000 fueron recatados por barcos militares europeos, entre ellos 3.500 niños y una treintena de bebés. Además, las fuerzas militares participantes han puesto a disposición de la Justicia a 151 presuntos traficantes de personas.

Sin embargo, desde marzo no patrullan barcos de armadas europeas ante la negativa de Italia a seguir recibiendo a los migrantes y a las constantes batallas políticas sobre dónde desembarcarlos. De hecho, en la actualidad únicamente están las citadas seis aeronaves, que desconocen si seguirán allí a partir de marzo de 2020, cuando se ha fijado un nuevo fin de la misión. Será entonces cuando se revise y se decida si continúa sólo con aviones, si vuelven los barcos o sí se da por terminada.

El contingente español desplegado en la actualidad (llegó en septiembre) es el número 13 y sus efectivos pertenecen al 803 escuadrón de Fuerzas Aéreas, con base en Getafe. Además, España contribuye a la misión con otros 8 efectivos en los cuarteles generales de la misión. Desde que España comenzó su participación, el destacamento “Grappa” ha realizado 623 misiones y cumplido cerca de 4.300 horas de vuelo.

En la actualidad, 3.000 militares españoles están desplegados en el exterior en una veintena de misiones, tanto propias como de la UE, la OTAN o la ONU.

La entrada de Podemos no afectará a las misiones

Preguntada por si la entrada de Podemos en el Gobierno de Pedro Sánchez podría afectar a las misiones en el exterior en las que participa España, Robles ha señalado tajante que “no”. Según ha dicho, “España tiene compromisos sólidos” con la UE, la OTAN o la ONU, añadiendo que se trata de política de Estado. En este punto ha resaltado la importancia de las políticas de Defensa no sólo para la seguridad, sino también para impulsar otros sectores, como la industria nacional.
De hecho, la ministra ha hecho hincapié en que la falta de Presupuestos (están prorrogados los de 2018 del PP) ha obligado al Gobierno socialista a realizar un “importante esfuerzo” para mantener las operaciones de las Fuerzas Armadas. Eso sí, ha dejado claro que sin fondos hay una parte importante de inversiones de sostenimiento que no se llevan a cabo. Por este motivo, ha cargado principalmente contra el PP por no facilitar la investidura de Sánchez, apuntando que “cada día que pasa sin Gobierno se limitan las capacidades”.