Moncloa intenta desvincular la investidura del fallo del TJUE sobre Junqueras

Calvo asegura que en esta situación, “heredada” de Rajoy, “no hay nada disonante para seguir trabajando” y que la Abogacía del Estado presentará su escrito “en los próximos días”

Thumbnail

Terremoto político. Esta era una semana clave para la investidura de Pedro Sánchez y lo era por los efectos que el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras pudieran tener en la posición de ERC de cara a la misma. Este hito, calificado, de “principal” por los socialistas se ha resuelto hoy en el peor de los sentidos para el Gobierno, porque complica notablemente el panorama de la formación independentista con la que se negocia. No ya por las consecuencias prácticas sobre el líder republicano, con sentencia firme y que podría entenderse como una mera victoria moral, sino por las implicaciones por extensión hacia Carles Puigdemont, que podría irrumpir como eventual candidato de JxCAT a unas futuras elecciones anticipadas en Cataluña.

El calendario que barajaba Moncloa para iniciar la investidura el viernes 27 y votar 28 y 30 con resultado de investidura exitosa antes de acabar 2019 vuelve a pender de un hilo muy fino y reconocen fuentes socialistas que “está en manos de ERC”. Más bien, depende del margen de tiempo que la formación soberanista necesite para gestionar su giro hacia la abstención, ya que el pacto está muy avanzado y solo necesita el plácet final de los republicanos. Un aval que ahora podría retrasarse. En Moncloa, por tanto, contienen el aliento e intentan desvincular la investidura del fallo del TJUE, algo harto complicado pero consideran que “tienen que hacer viable” antes de fin de año. “No hay nada disonante para seguir trabajando”, ha dicho la vicepresidenta del Gobierno en funciones. Carmen Calvo ha llamado a “abrir una nueva etapa” porque la anterior, que ha considerado “heredada” del Ejecutivo anterior, el de Mariano Rajoy, “ha llegado hasta aquí” y ahora hay que devolver la política al terreno de la política.

Este intento de Moncloa por mantener la normalidad choca con la actitud de su interlocutor. Esquerra ha puesto en suspenso las negociaciones hasta que el Estado mueva ficha y desde el Gobierno aseguran que La Abogacía del Estado, que emitirá su escrito “en los próximos días”, “esta estudiando detenidamente y de manera concienzuda” la sentencia para adoptar “la posición que mejor ayude al Supremo para cumplir esta sentencia”.