El Rey grabará su discurso de Nochebuena el lunes

Día clave para desbloquear la investidura. Zarzuela desvincula el calendario político de los preparativos de la intervención de Felipe VI

Felipe VI inauguró el pasado lunes la reunión ministerial del foro ASEM en Madrid
Felipe VI inauguró el pasado lunes la reunión ministerial del foro ASEM en MadridJavier LizónEFE

El enrevesado calendario político de la investidura de Pedro Sánchez hará coincidir el próximo lunes el previsible punto crítico de las negociaciones entre el PSOE y ERC (este fin de semana los republicanos tienen un congreso en el que podría decidirse la abstención) y la recta final de los preparativos del discurso de Felipe VI para Nochebuena.

A pesar de que ha habido informaciones que especulaban sobre un posible retraso de la grabación de la más importante alocución del Monarca a lo largo del año provocada por la marcha de la investidura, lo cierto es que normalmente viene grabándose uno o, a lo sumo, dos días antes de su retransmisión. Solo en la eventualidad de que el día 24 de diciembre caiga en lunes la grabación podría tener lugar la semana anterior pero este no es el caso este año por lo que, si finalmente es este lunes –punto que no ha sido ni confirmado ni desmentido por la Casa del Rey–, nada se estaría saliendo de la tónica habitual en estos casos. Se da la circunstancia, además, de que este año se ha convocado a la huelga a los trabajadores de Radio Televisión Española para el domingo 22, lo que sin duda ha afectado a la hora de determinar la logística de la grabación, que tendrá lugar por segunda vez sin que haya un gobierno constituido (la ocasión anterior fue en 2015).

Sea como fuere Zarzuela insiste en su doctrina tradicional de desvincular la coyuntura política del momento del mensaje del Rey y mantiene como siempre un mutismo total sobre su contenido.

Lo cierto es que no es fácil exagerar la influencia del discurso navideño del Rey ya que sus cifras de audiencia son claramente superiores a cualquier otra alocución institucional con una media aproximada de unos 8 millones de espectadores y un «share» imbatible del 70%. Por poner un ejemplo con el comparar estas cifras el único debate electoral a cinco celebrado antes de las elecciones generales del 10 de noviembre tuvo un nada despreciable «share» del 50%, muy por debajo del discurso navideño. Solo un discurso ha superado al de Nochebuena en fechas recientes: precisamente el ya célebre sobre la situación en Cataluña el 3 de octubre de 2017. En aquella ocasión fueron 12,4 millones de españoles los que escucharon en directo la trascendental toma de posición del Rey en referencia al desafío a las instituciones del Estado que había tenido lugar dos días antes en Barcelona.