Rosa María Seoane, la Abogada del Estado a la que todos miran

En junio apoyó que Junqueras fuese a Bruselas.

Rosa María Seoane llegó de «rebote» al juicio del «procés». Apoyó que Junqueras recogiese su acta de eurodiputado y rechazó la rebelión
Rosa María Seoane llegó de «rebote» al juicio del «procés». Apoyó que Junqueras recogiese su acta de eurodiputado y rechazó la rebeliónEFE

Es la mujer en la que, ahora mismo, están puestas todas las miradas. Sin quererlo, Rosa María Seoane se ha convertido en una protagonista clave para el desbloqueo de la situación política y el apoyo de ERC al Gobierno de Pedro Sánchez. Y es que esta abogada del Estado casi desconocida, que fue quien coordinó la acusación del Estado en el juicio del «procés», tendrá que marcar la postura de la Abogacía ante el Tribunal Supremo tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la inmunidad de Oriol Junqueras.

De momento este órgano, dependiente del Ministerio de Justicia, ha confirmado que estudiará con detenimiento el fallo y que emitirá su escrito en breve. Sin embargo, ya el pasado mes de junio la Abogacía apoyó que el líder de ERC saliera de prisión para tramitar su acta de eurodiputado y poder trasladarse al Parlamento en Bruselas. Una posición que chocó con la de la Fiscalía, que se mostró totalmente contraria a que se le permitiese. Ahora, esa misma posición podría convertirse en el gesto que espera Esquerra para facilitar esa investidura de Sánchez.

Seoane llegó al departamento de lo Penal de la Abogacía del Estado en diciembre del pasado 2018, después del cese de Edmundo Bal, quien hasta ese momento había dirigido la instrucción del juicio contra los políticos independentistas y era partidario del delito de rebelión, la misma postura que la Fiscalía. Este cambio fue muy criticado, sobre todo por los partidos políticos. Ella apenas tuvo tiempo para preparar la causa.

Finalmente, la Abogacía solicitó en el juicio penas mucho menores de las que reclamaba el Ministerio Público rechazando el delito de rebelión ante la imposibilidad de demostrar la violencia: «Para que un alzamiento público tenga una violencia de rebelión debe concurrir que la violencia o la amenaza de emplearla hayan sido organizadas y previstas como un instrumento nuclear para el fin pretendido y en segundo lugar que la amenaza sea suficiente», dijo en su día Seoane cuando el juicio llegaba a su fin en el informe de conclusiones.

Ahora, la sentencia del Tribunal Europeo parece haber dado la razón a Seoane, aunque no está claro que vaya a mantener ese posicionamiento ahora, entre otros motivos, porque ya hay una condena firme.

Más allá de este episodio como coordinadora de la acusación del Estado en el juicio del «procés», Seoane había sido secretaria general del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), al que llegó en 2017. Con anterioridad, su carrera se había centrado en la Abogacía del Estado (en la Comunidad de Madrid, ante la Audiencia Nacional o en Huesca), aunque entre 2012 y 2015 ejerció como subdirectora general de asuntos consultivos y contenciosos del servicio jurídico de la Agencia Estatal de Administración Tributaria,