La Abogacía del Estado marca los tiempos de la investidura

Esquerra exige que los Servicios Jurídicos del Estado defiendan el cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE como «gesto» para facilitar un acuerdo con el PSOE que permita investir a Sánchez.

Thumbnail

Las negociaciones entre ERC y PSOE avanzan hacia un acuerdo que se podría sellar en las dos próximas semanas. Los próximos días, salpicados por las fiestas navideñas, serán determinantes porque la Abogacía del Estado presentará sus alegaciones sobre la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) favorable a la inmunidad parlamentaria de Oriol Junqueras –tiene de plazo máximo hasta el 30 de diciembre–. En función del escrito que presente, la entente podría estar casi hecha.

El acuerdo contempla otros aspectos como la puesta en marcha de una mesa de diálogo entre gobiernos para abordar «el conflicto político» en Cataluña o medidas de ámbito más social, como la reversión de la «ley mordaza» o algunos puntos de la reforma laboral del PP. Si bien, el impacto del fallo judicial del tribunal de Luxemburgo ha situado ahora esta cuestión en el centro y a la Abogacía del Estado en el punto de mira. Los republicanos exigen un «gesto» que permita justificar el acuerdo ante el independentismo y demuestre que el PSOE aparca la vía judicial para abrazar la vía política y dialogada.

Esquerra reconoce que las últimas declaraciones y movimientos del Gobierno son un avance en este sentido, pero prefiere esperar a que se plasme en el escrito de la Abogacía del Estado para tomar postura. Los republicanos aspiran a que la Abogacía defienda el cumplimiento de la sentencia del TJUE y se acerque a las tesis de la defensa porque entienden que será un «gesto» sólido que demuestre la voluntad del Gobierno por abrir una nueva etapa de diálogo.

En este sentido, esto no parece un obstáculo mayúsculo porque el órgano estatal ya se posicionó en junio a favor de que Junqueras pudiera salir de prisión para completar los trámites para ser eurodiputado. Sin embargo, no está en manos de la Abogacía que el líder de ERC pueda finalmente salir de prisión y recoger su acta, que sería una imagen que ayudaría a los republicanos a dar el paso definitivo y desbloquear la investidura. Esquerra, además de reclamar la puesta en libertad de Junqueras, también exige la nulidad del juicio.

La sentencia del TJUE se ha cruzado en medio de las negociaciones entre ERC y el PSOE, pero no las ha dinamitado. Como movimiento de presión, Esquerra anunció el jueves que paralizaba las negociaciones, aunque los contactos se han ido manteniendo. Ese paréntesis se diluyó el sábado cuando el coordinador del partido y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, dio prácticamente por hecho ante la militancia que tomarían el camino del acuerdo con el PSOE. «Habrá que tomar decisiones complejas, arriesgadas», aseguró Aragonès.

La Abogacía del Estado, por tanto, marca ahora los tiempos de la investidura. El calendario, en este sentido, también ha sido objeto de divergencias entre el PSOE y ERC. Los socialistas, con prisas por la investidura ante el temor de que cuanto más se retrase mayor peligro podría correr, han tratado de situar la reelección de Sánchez antes de finales de año. Sin embargo, los republicanos, que habían marcado la semana pasada en rojo a la espera del TJUE y del Congreso, preferían contemporizar y alargar los plazos.

Ahora, una vez superada una semana de alto voltaje político, desde Esquerra se ha abierto incluso la puerta a una investidura antes del 5 de enero. Sin embargo, ese optimismo no es unánime porque la desconfianza con el Gobierno es muy amplia y todavía está por cerrar la mesa de negociación entre gobiernos. La sentencia del TJUE ha tenido mucho impacto, pero la mesa es una exigencia también de máxima sensibilidad, porque ERC se aferra a un formato de nueva creación, desligado de los mecanismos contenidos en el Estatuto, como la comisión bilateral, mientras que el PSOE va a tener que convivir con muchas presiones ante ese nuevo instrumento. Los republicanos reiteran la necesidad de que en esa mesa no se veten contenidos –para poder incluir el derecho de autodeterminación y la amnistía–, se fije un calendario y vaya acompañada de garantías para que se cumplan los acuerdos.

ERC presiona al PSOE, aunque la alcaldesa Ada Colau también hace lo mismo con los republicanos para que faciliten el desbloqueo en España. Su partido, imprescindible para la aprobación de los presupuestos de la Generalitat, advirtió en una entrevista a «Efe» que el apoyo a esas cuentas va ligado a la investidura de Sánchez.