“Se han olvidado de las familias de los trabajadores del Congreso”

Malestar generalizado entre el personal que se pregunta si la investidura navideña les permitirá ir a su tierra en fin de año o llevar a sus hijos a la Cabalgata

Thumbnail

En los pasillos, en los corrillos, en la cafetería, en la entrada... Ayer se percibía el malestar generalizado entre los trabajadores del Congreso de los Diputados después de que la Mesa de la Cámara hubiera habilitado sesión para los días 28, 29 y 30 «con carácter preventivo», para una investidura navideña. Aunque el runrún era que también se baraja el 2,3 y 5 de enero. «Que lo pongan el 31 con las doce campanadas si eso», apuntaba con tono irónico y enfado un trabajador de la Cámara. «Intentan hacer ahora lo que no han hecho en todo este tiempo».

Algunos policías del Congreso conversaban, entre ellos, preocupados por si incluso iban a haber investidura el 31 los que ya están de vacaciones. Porque el 31 y el 1 nunca ha sido hábil en la Cámara. «El problema es que yo me tengo que ir, soy de fuera y tengo ya los billetes. No sé qué decirle a mi familia si me quedo aquí o qué va a pasar. ¿O tengo que doblar turno?»

El personal de la Cámara Baja lo forman cientos de trabajadores que se ocupan de la limpieza, el mantenimiento, el servicio de cafetería, los ujieres con o sin uniforme, los policías, las taquígrafas y estenotipistas, informáticos, letrados, servicio médico, el departamento de prensa... Todos se verán afectados por las navideñas fechas que baraja el candidato socialista, Pedro Sánchez. «¿Por qué el empeño de las fiestas?», se preguntaban algunos.

“Ganar terreno al Rey”

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros iniciaba la rueda de prensa haciéndose eco del malestar y aseguró que sentía que los periodistas tuvieran que estar trabajando en un día –por ayer– pendientes de un Gobierno en épocas en las que hay que estar con la familia. Además, también hacía alusión al personal trabajador del Congreso, mencionándoles, consciente de cómo les afectará el vaivén de las fechas de una investidura que busca su hueco en las fiestas navideñas. «Es la idea de Sánchez de ir investido presidente a la Pascua Militar» y además, seguir con su obsesión de volver a ganarle terreno al Rey. ¡Pero si ese día no tiene nada que leer!, indicaba el portavoz de Vox. En el Grupo Popular lo ven como el empeño de agarrar el poder en cuanto le salga la suma y como un «mal gobierno» y en Cs insistían en reivindicar la «vía Arrimadas» «hasta agotarla».

Vacaciones navideñas en riesgo

«A mí me hacen una faena», reconocía un policía que aseguraba: «Me están saliendo hasta canas por este sin vivir» y le preocupaba no saber si podrá llevar a sus hijos a la Cabalgata o si llegará a tiempo a comprarle los regalos de Reyes. «¿Y yo cómo lo hago?». Otro trabajador del Congreso también se preguntaba cómo decirle a sus hijos que no les lleva a ver la Cabalgata por ejemplo. «No les puedo decir que les llevo la semana que viene, porque ya no hay hasta dentro de un año». «¿Y cómo les digo que no vamos a ver a la abuela si nos convocan? ¡Mi madre ya es mayor!», lamentaba otra funcionaria.

Los policías trabajan en dos turnos al igual que los ujieres del Congreso y «al que le toque, le tocó». Sin embargo, el departamento de prensa de la Cámara cierra del 2 al 8 por vacaciones navideñas ya que siempre han sido días inhábil. «¿Pero por qué no pueden ponerlo el 10?», se preguntaban. «Está claro que nos afecta a todos y nos fastidia a todos», incluso a los trabajadores de los Grupos Parlamentarios.

«He oído en la radio que los catalanes quieren que sea el 5», comentaba un veterano ujier. Dice que ya lo ha visto «casi todo», pero esto de investir presidente en navidades «es la primera» vez. «Cuando fallecía algún diputado importante, nos sonaba minutos después el teléfono, donde estuviéramos, y era algo que todos entendíamos», recuerda. Aunque destaca que en el caso de ellos hay dos turnos de vacaciones organizados y «espero que se apañen». Si necesitan refuerzos cree que primero preguntarán a los que estén «interesados» o tengan disponibilidad por estar en Madrid. «Siempre intentan respetar si estás fuera, aunque si me toca trabajar espero que luego me lo compensen. Yo tengo vacaciones y me voy fuera». «¿Pero es preventivo, no significa nada, no?», preguntaba otro compañero.

«Se están olvidando de las familias de los trabajadores» del Congreso. «Hay gente cabreada, sobre todo porque tiene a su familia fuera y no saben qué hacer si traérsela o irse», comentaban otros funcionarios.

A quien aún no se han planteado cómo les va a afectar es al personal de cafetería. «No sabemos nada, no nos lo han comunicado. Depende de lo que nos digan en nuestra contrata». El día de Reyes es domingo y la cafetería tradicionalmente está cerrada, igual que 29, por lo que habría que abrir para dar de comer al personal. «Si sus señorías están en el Pleno no están en la cafetería», comentaba a la gallega un camarero y recordaban que ya se abrió en julio y en agosto.