Así se fraguó la última negociación de la coalición PSOE-Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cerraron su gobierno el pasado domingo en La Moncloa. Según fuentes de la negociación ataron seis o siete puntos en los que ambos líderes discrepaban. Tanto el acuerdo programático como la arquitectura del futuro Ejecutivo se encuentra ya cerrada

Sánchez e Iglesias firman el programa de su futuro gobierno de coalición
El candidato a la investidura, Pedro Sánchez (d), conversa con Pablo Echenique (4ºi), Alberto Garzón (3ºi) y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (6i), y el resto de miembros de los equipos negociadores tras el acto de firma del acuerdo programático con las principales medidas que tomará el futuro Gobierno de coalición. En el salón Chimenea de la Cámara Baja con las banderas de España y la UE detrás y sin más decorado que la mesa para la firma y un atril, Sánchez e Iglesias han firmado su acuerdo de Gobierno en presencia de sus respectivos equipos negociadores y cargos del Gobierno en funciones, PSOE y Podemos. EFE/JuanJo MartínJuanJo MartínEFE

El Gobierno de coalición es ya una realidad. Se encuentra atado y está rubricado por sus máximos líderes. Está a la espera de la decisión de ERC sobre su necesaria abstención para desatascar la parálisis política en la que el Gobierno lleva instalado durante ocho meses. En 47 días se ha fraguado el futuro gobierno bicolor; lo que no fue posible tras tres meses de negociación después de las elecciones del 28-A, sí ha sido viable en poco más de un mes.

El acelerador se pisó el domingo en La Moncloa. El botón lo pulsaba el propio Pedro Sánchez que pretendía hacer «doblete» ayer en el Congreso presentando, por un lado, su acuerdo con el PNV, y por otro, cerrando la coalición con Pablo Iglesias. La intención era clara, llegar al día de Reyes con el «sí» del Congreso, pero la presión a ERC no funcionó y llevó a que el independentismo decidiera pausar los tiempos al no convocar para hoy su Consell Nacional. A última hora de la noche de ayer, el partido decidió la fecha que marcará ahora el compás a Pedro Sánchez, el dos de enero sus bases tendrán que respaldar o no la abstención.

Para llegar a la rúbrica de la coalición fueron necesarias, «in extremis», tres horas de negociaciones en La Moncloa, según fuentes de la negociación. Sánchez convocaba a Iglesias a las cinco de la tarde de este domingo para cerrar los flecos del acuerdo programático, hasta seis o siete puntos que contaron con mayor fricción entre ambas partes. En la reunión, que terminó sobre las ocho de la tarde, estuvieron también presentes el secretario general de la presidencia Félix Bolaños y la portavoz adjunta de Unidas Podemos, Ione Belarra, pilares fundamentales para cada líder. Vitales en la negociación han sido también parte del equipo negociador formado por la ministra María Jesús Montero y, por parte de Podemos, Irene Montero y Pablo Echenique.

Los «escollos» principales quedaron borrados en el despacho del presidente, complejo donde Pablo Iglesias no tiene previsto tener despacho. Allí también quedó rubricado el futuro organigrama del Consejo de Ministros, aunque no será desvelado hasta después de la investidura, en la que se encuentran asegurados ya cuatro ministros morados. Pablo Iglesias encarnará la vicepresidencia segunda de corte social, mientras que Carmen Calvo será la vicepresidenta primera con un matiz político y Nadia Calviño, la vicepresidenta tercera, concentrando todo el poder económico del Gobierno.