Iglesias tendrá una agenda exterior como “dos” del Gobierno

La cuota morada en la coalición: Montero será titular de Igualdad y una gallega y un catalán manejarán Universidades y Trabajo

La inminente investidura prevista para el 7 de enero ratificará el primer Gobierno de coalición que tendrá España a nivel nacional, una vez que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias rubricaran este lunes la base de la arquitectura programática por la que se regirá su Ejecutivo y hayan atado también su estructura ministerial.

El futuro tándem socialista-morado se encuentra tan solo a la espera de la abstención de ERC. Es entonces cuando Podemos pasará a manejar cuatro carteras ministeriales dentro del Gobierno Sánchez. Hace exactamente un año, Podemos celebró el quinto aniversario de su fundación sumido en una grave crisis interna provocada por la deserción de Íñigo Errejón. El que fuera número dos de Pablo Iglesias decidió, a apenas cuatro meses de las elecciones autonómicas, renunciar a encabezar la candidatura morada a la Comunidad de Madrid y concurrir con Más Madrid, la plataforma creada por Manuela Carmena para tratar de revalidar la Alcaldía. Doce meses después, este enero de 2020, la realidad es bien distinta, con la amenaza de Errejón neutralizada en las urnas y con el partido a punto de cumplir su meta fundacional: incorporarse al Consejo de Ministros y aplicar desde ahí sus recetas para el país.

La negociación que no fue posible en julio –tras las elecciones generales de abril– ahora sí ha dado frutos y los de Iglesias tendrán en el Gobierno liderado por Pedro Sánchez un peso más o menos proporcional a los votos que lograron en las generales del 10 de noviembre. El propio Iglesias asumirá la vicepresidencia segunda dentro del organigrama del Ejecutivo, que se completará con la primera vicepresidencia política para Carmen Calvo y la tercera para Nadia Calviño, que coordinará la política económica. En el caso del departamento que dirigirá Iglesias, sus competencias pivotarán en torno a las políticas sociales. Una Vicepresidencia de Asuntos Sociales encargada de coordinar las áreas como, por ejemplo, las de Bienestar Social, Dependencia y Pobreza Infantil. Del mismo modo, tal y como ha podido confirmar este diario, Iglesias tendrá dentro de su vicepresidencia competencias que le permitan desarrollar agenda internacional. En la negociación frustrada que siguió a las elecciones del 28 de abril, el PSOE ya ofreció a Podemos la posibilidad de asumir las competencias de Cooperación Internacional –incluidas hasta ahora en el departamento de Asuntos Exteriores–, Agenda 2030 y Asuntos Migratorios. Ahora, la vertiente exterior de la vicepresidencia de Iglesias pasaría por la asunción y coordinación de algunas de estas materias.

Las otras tres carteras que con toda seguridad asumirán dirigentes de Podemos y de sus confluencias –aunque no serán presentados oficialmente hasta que prospere la investidura–serán las de Igualdad, Trabajo y Universidades. Solo uno de estos departamentos constituye a día de hoy por sí mismo un ministerio, si tenemos en cuenta el diseño del gabinete que mantiene Sánchez desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018. Se trata del Ministerio de Trabajo, ya que tanto Igualdad como Universidades son tan sólo una disgregación de carteras actuales. La portavoz del grupo confederal de Unidas Podemos en la Cámara Baja, Irene Montero, será la nueva ministra de Igualdad. Como ya ocurrió en julio con la Vicepresidencia Social, este departamento también fue uno de los que el Partido Socialista puso encima de la mesa de las negociaciones como parte de su oferta a Podemos. Actualmente se encuadra dentro de la Vicepresidencia que dirige Carmen Calvo y su conversión en ministerio se producirá al desgajar la Secretaría de Estado de Igualdad. Desde esta responsabilidad, Montero podrá llevar a la práctica el programa electoral morado en esta materia, en lo que concierne por ejemplo a la propuesta de dotar con 600 millones de euros el Plan Estatal de Lucha contra las Violencias Machistas o la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad para el cuidado de los hijos.

El Ministerio de Trabajo será dirigido por Yolanda Díaz, integrante de Izquierda Unida y de la confluencia Galicia en Común, además de política de la máxima confianza de Pablo Iglesias. En la pasada legislatura, Alberto Garzón planteó ante su dirección la posibilidad de que Unidas Podemos se abriera a apoyar un Gobierno en solitario del PSOE sin ministros morados, Díaz se posicionó del lado de Iglesias en la necesidad de exigir al líder socialista un reparto en las responsabilidades dentro del Ejecutivo. Díaz, que fue una de las protagonistas en la negociación de los presupuestos de 2019 que finalmente no fueron aprobados, ahora se enfrentará al reto de asumir la cartera de Trabajo, que supone además el gran logro negociador de Podemos tras las elecciones del 10-N. No en vano, este ministerio es el único de los que asumirá el partido de Iglesias que no fue ofrecido por el PSOE durante las conversaciones de julio. Esa línea roja ha sido ahora superada, aunque Díaz no tendrá entre sus competencias la gestión de la Seguridad Social y las pensiones. Sí tendrá dentro de su departamento las políticas activas de Empleo. Precisamente clave habría sido en julio que Sánchez hubiese cedido a Iglesias este departamento para haber desencallado «in extremis» la investidura.

El Ministerio de Universidades también será controlado por Podemos. Aunque, en un primer momento el nombre de Pablo Echenique sonó para ocupar esta responsabilidad, esta cartera estará dirigida finalmente por un miembro de la confluencia catalana. En las últimas semanas, el nombre de Ernest Urtasún, diputado en el Parlamento Europeo desde 2014, es la apuesta más firme para hacerse cargo de este departamento. Las competencias de Universidades se separarán de las de Ciencia –en un ministerio que actualmente controla el astronauta Pedro Duque– y su entramado saldrá básicamente de la actual Secretaría de Estado de Universidades e I+D+I y la Secretaría General de Universidades.