La Justicia belga frena la euroorden contra Puigdemont y Comín

El Supremo puede pedir ahora un suplicatorio. El fugado tendrá libertad de movimiento por la inmunidad

Thumbnail

Las respectivas euroórdenes que pesaban sobre los políticos independentistas Carles Puigdemont y Toni Comín han sido suspendidas sine die por parte de la justicia belga. Antes de que se produjese la comunicación oficial, fueron los propios políticos independentistas los que anunciaron ayer esta medida y se felicitaron vía Twitter. En un “tuit” en inglés, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, escribió: “España debe actuar de la misma manera que Bélgica y respetar la ley”. “¡La justicia belga reconoce nuestra inmunidad y decide suspender la orden de arresto y extradición! Pero ahora todavía estamos esperando la liberación de Junqueras, que tiene la misma inmunidad que nosotros. España debe actuar de la misma manera que Bélgica y respetar la ley”.

Este paso se ha producido como consecuencia directa del fallo emitido el pasado 19 de diciembre por parte del Tribunal de Justicia de la UE que dictaminó la inmunidad del líder de ERC Oriol Junqueras desde el mismo momento de la proclamación de los resultados electorales de los comicios de la Eurocámara en el mes de mayo.

Tras un análisis de los servicios jurídicos del Parlamento Europeo, Pugidemont y Comín recibieron al día siguiente una acreditación provisional como eurodiputados, a la espera de completar el resto de los trámites tras el receso navideño. Se espera que el próximo 13 de enero los dos políticos independentistas puedan participar en la primera sesión plenaria del año en Estrasburgo (Francia) como eurodiputados de pleno derecho. De esta manera, el Parlamento Europeo considera que no son necesarios los procedimientos regulados por la legislación española –acatar la Constitución de manera presencial y recogida del acta– para convertirse en eurodiputado y disfrutar de la correspondiente inmunidad.

Tras esta suspensión de la euroorden, Puigdemont y Comín recuperan la completa libertad de movimientos ya que no se verán obligados a pedir autorización a las autoridades belgas para salir del país ni informar sobre sus movimientos o actividades, tal y como exigían las medidas cautelares impuestas por el juez de instrucción. De esta forma, se produce un nuevo retraso en este proceso ya que también queda suspendida la audiencia prevista para el 3 de febrero. El ex conseller Lluis Puig será el único político independentista que tendrá que acudir ante la Cámara del Consejo, el tribunal de primera instancia belga, ya que no se presentó a las pasadas elecciones europeos y, por lo tanto, no puede disfrutar de inmunidad.

Ahora la pelota queda en el tejado del Tribunal Supremo español, la instancia que puede solicitar a la Eurocámara un suplicatorio para la suspensión de esta inmunidad parlamentaria. Un proceso que suele dilatarse unos seis meses pero que, ante un caso de tal sensibilidad política podría prorrogarse incluso un año, plazo manejado por los letrados de la defensa. La inmunidad permite tanto a Puigdemont como a Comín moverse con total libertad por todo el territorio comunitario, incluido España. El único caso en el que no se puede apelar a esta inmunidad es el de flagrante delito.

Aunque la posible suspensión de la inmunidad por parte del Parlamento Europeo no conlleva la pérdida del escaño, esta medida implicaría la continuidad del proceso judicial y la activación de las euroórdenes.

De esta forma, el juicio quedaría reanudado con normalidad a la espera de que la justicia belga se pronunciase sobre la equivalencia de delitos entre ambas jurisdicciones.