Las polémicas del “ultra feminista” equipo de Irene Montero

De instar a la penetración anal de lo hombres para lograr la igualdad o defender la quema de iglesias a reconocer relaciones con menores o pedir la elimación del “Black friday” por racista.

El Ministerio de Igualdad, dirigido por Irene Montero, se ha convertido por méritos propios en el más polémico de la actual Legislatura. El veto de Montero a los hombres para ocupar puestos de responsabilidad en su departamento, la renuncia de Alba González como directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial para dar paso a la “racializada” Rita Bosaho, la siempre polémica magistrada Victoria Rosell o las polémicas declaraciones de Beatriz Gimeno o Boti García han colocado esta cartera en el ojo del Huracán.

Durante los últimos días se ha hablado mucho de la nueva directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, por sus radicales declaraciones contra el “heteropatriarcado”, por tachar a los hombres de “opresores, violentos y promiscuos” o por afirmar que la igualdad pasa por “la penetración anal por parte de mujeres”. Igualmente polémicos son sus “tuit” contra la prisión permanente revisable y la eliminación de las cárceles o su defensa de la quema de iglesias.

Pero sus polémicas “perlas” no acaban ahí y muchos se sorprenden de que la directora del Mujer defienda el uso del velo o el “burkini” al que compara con el traje de neopreno de los surfistas. “El derecho a llevar la cabeza cubierta y a ocultar las formas corporales, por más sexista que sea, está protegido por la libertad religiosa y por el derecho a la propia imagen. El burkini es un traje muy parecido a los que viste la gente que hace surf. Exactamente ¿qué derecho o que norma se está vulnerando al vestirse toda entera de neopreno al ir a la playa?” afirmaba Gimeno en un artículo publicado en 2016 en eldiario.es.

Sin embargo, aunque Gimeno ha sido la estrella indiscutible de este flamante ministerio no es la única. Más polémica aún es la confesión de su ex pareja Boti Garcia. La nueva directora de Diversidad Sexual y LGTBI confesó públicamente delante de Pablo Iglesias en el programa Otra Vuelta de Tuerka que había mantenido una relación con una menor de 17 años cuando era profesora. Incluso se atrevió a bromear al afirmar entre risas que la madre de la joven “la perseguía con una plancha caliente”.

Esta confesión ha generado un gran revuelo en las redes sociales y ha vuelto a poner en entredicho la idoneidad del equipo conformado por Irene Montero al frente del Ministerio de Igualdad.

Sin embargo, no son las únicos cargos de Igualdad que se han visto cuestionados en los últimos días. La renuncia de Alba González como directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial para dar paso a la “racializada” Rita Bosaho tampoco pasó desapercibida en redes sociales. Muchos recuerdan los antepasados franquistas de Bosaho mientras otros usuarios consideran que su único mérito para llegar al cargo es ser “negra”.

Pero más allá de su color de piel o su “pasado franquista”, Bosaho también ha sido criticada por algunas declaraciones que han sido tachadas cuanto menos de “ridículas”. Además de pedir que se despoje a los blancos de sus privilegios en la España del siglo XXI, muchos recuerdan ahora su lucha por eliminar el “black friday”, no porque perjudique a los comerciantes más humildes o porque aliente el consumismo sino por “racista”. La podemita guineana considera que usar el término “black”, negro en inglés, para denominar una jornada en la que todo se vende a precios muy bajos “supone un desprecio hacia nuestra raza”.

Capítulo aparte merece también otra “miembro o miembra” de este gabinete. La magistrada y diputada de Podemos por Las Palmas, Victoria Rosell, recién nombrada delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, lleva años siendo objeto de crítica.

Al margen de sus batallas judiciales y su enfrentamiento en los tribunales con el que fuera ministro de Industria con el Partido Popular, José Manuel Soria, todos recuerdan los escándalos protagonizados en el aeropuerto de las Palmas cuando se encaró con varios empleados que no le dejaron utilizar la Sala de Autoridades. o cuando se enfrentó a agentes de la Guardia civil que le exigieron su documentación en el control de viajeros y tiró del clásico “Usted no sabe con quién está hablando”.

Por último, los nombramientos de Noelia Vera como secretaria de Estado de Igualdad - con un sueldo superior al del presidente del Gobierno- y Amanda Meyer, como jefa de gabinete también están en el punto de mira. Vera se embolsará 100.602 euros anuales, o lo que es lo mismo, 7.185 euros brutos mensuales en 14 pagas, mientras que Pedro Sánchez percibirá una retribución anual de 83.000 euros.

Por su parte el nombre de Meyer, hija hija del histórico dirigente de IU Willy Meyer, también ha sido objeto de numerosos “tuits” en lo últimos días. Muchos usuarios recuerdan el escándalo de su padre que tuvo que dejar su escaño de eurodiputado por su vinculación con una SICAV, mientras otros muchos tiran de hemeroteca y subrayan su posición a favor de la “okupación" de viviendas o que estando en la Secretaría General de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura de la Junta de Andalucía ideó la famosa “beca black” que cobró Íñigo Errejón de la Universidad de Málaga.

Con este Gabinete, a buen seguro que la flamante ministra de Igualdad, Irene Montero, tendrá que salir al paso de más de una polémica.