Marruecos desafía a España e «invade» las aguas de Canarias

La ministra de Exteriores llegará a Rabat mañana y trasladará a su homólogo marroquí la disposición del Gobierno español de alcanzar un acuerdo

Thumbnail

El Parlamento de Marruecos consumó ayer su desafío y aprobó los dos proyectos de ley que delimitan por primera vez sus fronteras marítimas con España y Mauritania, incluidas las aguas frente al Sáhara Occidental. Estas leyes establecerán el límite de las aguas territoriales, fijado en doce millas, y crean una Zona Económica Exclusiva, de 200 millas. Asimismo, la plataforma continental queda delimitada en las 350 millas. Esta votación en la Cámara de Representantes marroquíes se produjo apenas dos días antes de la llegada al país de la nueva ministra de Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya, para reunirse con su homólogo marroquí, en el que será su primer viaje oficial.

La controversia de estas leyes radica en que la ampliación de las aguas marroquíes afecta a la soberanía marítima española. Y es que aunque la intención de Rabat tiene más que ver con sus esfuerzos en lo que llama la «marroquinidad» del Sáhara, la geografía es contundente: las 200 millas de la Zona Económica Exclusiva colisionan con la propia zona exclusiva de las Islas Canarias, y por ello la iniciativa marroquí ha sido recibida con alarma en Canarias.Pese a ello, el consenso entre los expertos parece claro: las leyes marroquíes suponen un mensaje principalmente interno, ya que para que tengan validez jurídica internacional, debe consensuarse una fórmula con el país con el que exista una discrepancia, en este caso España, al verse afectados los derechos de Canarias. Sin ese acuerdo bilateral, los países pueden recurrir al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, como hicieron Perú y Chile en 2014.

Situación en la que quedarían las aguas compartidas por Marruecos y España con leyes que el Parlamento de Rabat aprobó ayer. El conflicto parte del hecho de que la ampliación de la soberanía marítima marroquí afecta a las aguas canarias.
Situación en la que quedarían las aguas compartidas por Marruecos y España con leyes que el Parlamento de Rabat aprobó ayer. El conflicto parte del hecho de que la ampliación de la soberanía marítima marroquí afecta a las aguas canarias.Antonio Cruz (nombre del dueño)

En la práctica, la entrada en vigor de estas normas no cambian nada. No en vano, las aguas saharauis ya son de facto explotadas por Marruecos a través de los acuerdos de pesca con la Unión Europea, y esta explotación incluye tanto el rico banco pesquero como las algas. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea no ha reconocido la soberanía marroquí sobre las aguas saharauis, pero los negociadores de Rabat y la UE encontraron una fórmula que reconocía que esas aguas eran de hecho administradas por Marruecos.

Desde el Gobierno español informaron ayer de que el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación abordará el viernes con Marruecos sus planes de delimitación de sus aguas marítimas. De entrada, subrayan fuentes ministeriales, ambos países parten de un punto común: que la delimitación de aguas en zonas colindantes solo se puede hacer de mutuo acuerdo y que no caben los hechos consumados ni las situaciones de hecho unilaterales. Fuentes diplomáticas marroquíes consultadas por Europa Press aseguran que estas leyes no responden a ningún intento de confrontación, sino a que Marruecos está modernizando su ordenamiento jurídico y adaptándolo a los convenios internacionales, en el marco de un proceso soberano. Las fronteras marítimas, apuntaron esas fuentes, deben ser acordadas.