Monasterio: “Veo a parte del PP en Vox en un futuro”

«Con Sánchez e Iglesias he estado cerca pero no nos saludamos», afirma la líder de Vox en la Comunidad de Madrid en su entrevista

Arquitecto, constructora de ideas y combativa. Acaba sus respuestas con una sonrisa con la que a veces inquieta al adversario. Madre de cuatro hijos, intenta reservarles cada día algo de su tiempo. Sabe escuchar, cree en la igualdad entre hombre y mujer, pero no en la política de cuotas.

–¿Por qué reclaman ahora «pin parental» en Madrid si en el acuerdo gobierno de agosto ya se recoge el permiso de los padres?

–Nosotros nunca firmamos un acuerdo de gobierno. Nosotros teníamos un acuerdo de investidura, que nada tiene que ver con el de gobierno y es un compromiso que acaba en el momento que hacemos presidenta a Díaz Ayuso y desde entonces, el compromiso lo tienen ellos con nosotros. Y, cualquier ley, presupuesto o votación que tengan que sacar adelante necesitan del apoyo de Vox y nosotros en cada una de ellas iremos poniendo la parte del programa que queramos sacar. En Madrid, la Consejería de Educación no sabe qué talleres se están dando porque a la pregunta de si nos puede dar el listado nos han contestado «no sabemos qué talleres se han dado». Y a la pregunta de qué acreditación se les requiere a los activistas que los imparten la respuesta ha sido: «Ninguna acreditación». No les piden nada y están en contacto con nuestros hijos.

–En agosto estaba incluida la libertad de los padres de elegir...

–Estaba incluido la libertad de los padres, pero no el «pin parental» como nosotros queríamos aprobarlo; y en ningún momento hemos renunciado a ello. Y, porque sabíamos que para cualquier ley o Presupuesto necesitan de nuestros votos ya sabíamos que el pin lo íbamos a poder negociar en cualquier otro momento. El pin y más cosas.

–¿Tumbarán los presupuestos con lo que eso supone con estas condiciones?

–Si no se accede a una serie de temas que son parte de lo que tenemos que cumplir con nuestros votantes, se retrasará la aprobación del Presupuesto, claro que sí. Hay que entender que Ayuso y Aguado son presidenta y vicepresidente gracias a los votos de Vox. Yo no soy socia ni del PP ni de Cs, pero si quieren sacar cualquier cosa en Madrid necesitan nuestros votos. Y voy a exigir una contrapartida porque yo estoy aquí para hacer política, no para dar votos gratis.

–Cs ha dicho que no va a comprar el «marco mental» de Vox.

–Cs lo primero que tiene que hacer es romper el pacto con el PSOE donde están gobernando juntos. Porque una vez que el PSOE ha pactado con separatistas y comunistas, Cs no puede justificar ser su socio. Ayuso y Aguado tienen que elegir si quieren estar del lado de Celaá, de los enemigos de la libertad o del lado de los padres que exigen libertad para educar según sus valores. Creo que es una decisión sencilla.

–¿Cree que Madrid se entendería que se quedara sin presupuesto?

–Nosotros estamos presionando para que el presupuesto salga adelante. Y sí, pedimos que haya una rebaja de impuestos y una reducción de gasto ineficaz; y esos recursos queremos dedicarlos para mejorar la Sanidad, la Educación y la Dependencia.

–¿A qué no va a renunciar Vox para sacar ese Presupuesto?

–Esto es una negociación, pero nosotros creemos que no se puede renunciar a defender la libertad de los padres. Creemos que no se puede defender una rebaja de impuestos con una reducción de gasto ineficaz y creemos que no se puede renunciar a medidas de protección de la familia.

–¿Cómo es su relación con Ayuso? ¿Se ven?

–Sí, nos vemos; y es cordial; y además de cordial lo que tiene que ser es productiva. Lo que yo quiero es que salgan las cosas adelante.

–A nivel nacional, ¿ve una integración de Vox en el PP? Es el partido de donde viene Abascal...

–Yo veo en un futuro parte del PP en Vox, porque Vox va a liderar.

–¿Qué diferencia hay entre Vox y el PP?

–Creo que la diferencia es que muchos votantes ya no quieren votar al PP y sí que votan a Vox. El PP ha llevado una renuncia ideológica: ha renunciado a defender con valentía a la familia, la protección de la vida, a confrontar a los que nos impusieron la Memoria Histórica, ha renunciado a confrontar la ideología de género y ahora tiene miedo de defender a los padres a educar. Como ha renunciado a todo eso, Vox está ahí. Si el PP se encuentra más cómodo en el centro, fundiéndose con Cs me parece muy bien, son decisiones de partido. Pero Vox va a estar en la defensa de la libertad, de la vida, de la familia y de la unidad de España. Y de ahí no nos vamos a mover y confrontando a los enemigos de la libertad, al separatismo, sin ningún complejo.

–No sé si manejan encuestas internas, y si les dan crecimiento tras la nueva coalición gobierno.

–Nosotros nunca hemos encargado encuestas, pero sí hay algunas recientes que afirman que hemos crecido e incluso había una de hoy que decía que estábamos cerca de los 60 escaños. Yo siempre las pongo en cuarentena. Los españoles valoran cada vez más la posición clara de Vox y nuestro votante también viene de la izquierda y del PSOE que se ha visto decepcionada por la gran traición de Sánchez, del entorno rural; los barrios donde hay una emergencia social. Y ven a Vox que habla con valentía de cosas que les preocupa, como por ejemplo la inmigración ilegal.

–¿Cree que el Gobierno de Sánchez agotará la legislatura?

–Creo que los socios de Sánchez se van a dar cuenta de que han sido engañados. En el Gobierno están los que están en la utopía y los que tienen que ir a Europa a contarlo. Ahí es donde se va a crear el gran conflicto. El otro es que Sánchez va de la mano de los separatistas y de los comunistas y es capaz de traicionar a España hasta el extremo de vender Cataluña y a los catalanes. Vamos a hacer todo lo posible por que los planes de Sánchez no se lleven a cabo y porque está Vox y porque va a estar en el Congreso vamos a hacer todo lo posible para que no llegue al final de legislatura, por supuesto.

–¿Tiene relación con algún miembro gobierno?

–Con Rodríguez Uribes, que estaba en la Asamblea. Teníamos una relación cordial y ahora forma parte del Gobierno. Pero realmente no tengo ninguna relación.

–¿Conoce a Sánchez? ¿Y a Iglesias?

–No les conozco. La verdad es que a Lastra sí la conozco y a algunos miembros próximos al gabinete de Sánchez les he conocido en otros ámbitos, pero no tengo relación con Sánchez ni Iglesias. Hemos estado cerca, pero no nos hemos saludado.

–¿Qué opina del Ministerio de Igualdad?

–Creo que a las mujeres no nos hace falta una política específica para nosotras ni que el Estado nos dé una protección especial. No nos hace falta que nos traten como un colectivo al que tienen que cuidar. Las mujeres no necesitamos la protección de Rajoy ni la de Sánchez porque yo creo en la verdadera igualdad entre hombre y mujer. Creo que la señora Montero desde esta atalaya que será el Ministerio de Igualdad hará toda su ofensiva ideológica y cultural a la que Vox desde luego va a hacer frente.

–¿Hubiera cogido también un equipo solo de mujeres?

–En ningún momento, yo hubiera cogido un equipo de profesionales excelentes y no pregunto si es hombre o es mujer. Yo no creo en la política de cuotas y es una vergüenza que estos gobiernos, incluido el PP, piensen que a las mujeres nos tienen que contratar por cuota.

–La directora general de la Guardia Civil se ha declarado «feminista» y su reto es que haya más mujeres en el Cuerpo y la lucha contra la violencia machista. ¿Qué le parece?

–Creo que la Guardia Civil cada vez hay más mujeres y al igual que en todas las instituciones, el discurso no puede ser que gire en torno al género. ¿No tiene nada más que decir de la Guardia Civil? Espero que haga muy bien su trabajo y que deje a la Guardia Civil en la misma posición que tenemos todos, la de un Cuerpo que tenemos como ejemplo y que es de los más valorados por su lealtad a España y su sacrificio.

–Ante la reunión de Sánchez y Torra y la reforma del delito de sedición, ¿qué va a hacer Vox?

–Vox ya puso la querella que ha permitido que Torra sea inhabilitado. El TS ha confirmado esa inhabilitación y además debe ser detenido y llevado a prisión porque es parte del golpe de Estado y Vox hará lo posible para que todos los miembros de esta organización que lo han orquestado acaben en prisión.

–Bildu ahora se siente más fuerte como socio preferente de Sánchez. ¿Les están blanqueando?

–Esto es parte de la hoja de ruta que comenzó con Zapatero. Lo que estamos viendo con Cataluña no es algo aislado y es parte de un plan de un cambio de régimen y parece que se premia al desleal con España y al que da un golpe de Estado y no lo vamos a permitir. Haremos lo posible para que los golpistas y partidos que han blanqueado y colaborado con el terrorismo sean ilegalizados.

–Les han censurado la cuenta de Twitter por presuntamente incitar al odio. ¿Vox incita al odio?

–Vox por su puesto que no incita al odio, pero los enemigos de la libertad saben bien quiénes hacen frente a sus ideas, a su doctrina y a su totalitarismo. Twitter ha bloqueado la cuenta de Vox por un comentario a Lastra. Creo que esto atenta contra la libertad de expresión. Pero los españoles ya se están dando cuenta de que Vox habla con claridad y se le intenta amordazar.

–¿Ve sexismo en el término Congreso de los Diputados? ¿Debería llamarse de sus señorías?

–No, yo alabo que la RAE haya salido a defender que existe el neutro y, que se puede decir presidente y no presidenta. En esas pequeñas o grandes disputas es donde se nos impone una forma de pensar y de hablar única y parece que los que discrepamos tenemos que ser arrinconados. Vox está en la incorrección política porque está en contra del pensamiento único.

–Dicen que en Vox Abascal se deja llevar por el ala dura que son Espina de los Monteros, Ortega Smith o usted.

¿Eso es así?

–No. La verdad es que hay una cosa genial en Vox; cuando nos preguntan por un tema contestamos a todo lo mismo; porque tenemos un ADN interiorizado con determinados valores. No hay una ala dura ni nada, hay un grupo de personas que es mucho más extenso que Santi, Javier, Iván y yo que tenemos claro lo que defendemos, que hemos venido a dar la batalla de las ideas.

–Qué opina de las versiones de Abalos de su encuentro con la vicepresidenta de Maduro? ¿Se las cree?

–El ministro Ábalos ha intentado ocultar información. El Gobierno de Sánchez si defiende la democracia y la libertad se tiene que limitar a aplicar al régimen de Maduro las sanciones establecidas por la UE. Con dictaduras de asesinos no cabe negociar, no hay lugar para la diplomacia, ni el diálogo y tampoco para encuentros secretos en un avión. El único objetivo tiene que ser acabar con el régimen, apresar al dictador y sus socios y juzgarles para que acaben en prisión de por vida y paguen por los gravísimos hechos que han cometido contra los derechos humanos y el pueblo de venezuela. Espero que el Sr. Ábalos no estuviera ofreciendo un retiro pacífico en España a miembros del régimen de Maduro.

–Sánchez no ha recibido a Guaidó. ¿Ve alguna conexión Venezuela-Bolivia o con Pablo Iglesias?

–Sánchez no quiere que una reunión con Guaidó sea motivo de confrontación con el régimen de Maduro. No quiere ofender a quienes teledirigen a parte de sus socios comunistas del actual gobierno. Algunos políticos y empresarios piensan que con el comunismo cabe la conllevanza, se equivocan, el comunismo acaba con la prosperidad económica, con la democracia y la libertad de todos, sin respetar nada ni a nadie. Solo cabe combatirlo con la ley, las ideas y la educación.