Caso Marta del Castillo: Una «trama de estafas» apunta de nuevo al hermano de Miguel Carcaño

Giro a la investigación: la familia aporta documentación sobre un presunto fraude con la hipoteca como posible detonante del crimen

Padres de Marta del Castillo piden reabrir el caso porque hay nuevas pistas
Antonio del Castillo, el padre de Marta, la joven sevillana asesinada en enero de 2009 EFE/Juan ChicanoJuan ChicanoEFE

La familia de Marta del Castillo se aferra a la séptima versión del crimen ofrecida por el autor confeso, Miguel Carcaño, en la que descarga el asesinato en su hermano Francisco Javier Delgado. Los padres de la joven sevillana desaparecida en 2009 llevaron al juzgado de Instrucción 4 de Sevilla nuevas pistas para tratar de reabrir el caso y localizar el cuerpo. Los datos apuntan a «una trama de estafas y falsedades para la concesión de hipotecas» que, según corroboraron los padres de Marta y adelantó Diario de Sevilla, pudo desencadenar en la agresión mortal. Los nuevos indicios aportan «veracidad» a esta versión. La abogada Inmaculada Torres solicita que vuelvan a declarar Carcaño; el padre de Marta; Francisco Javier García Marín, «el Cuco»

–que fue condenado a dos años y once meses por encubrimiento– y al supuesto infiltrado en la familia del anterior, Pablo B.

Antonio del Castillo apuntó a nuevas informaciones aportadas por Carcaño en su vista a la cárcel de Herrera de la Mancha en febrero de 2017. «Mirad los papeles de la hipoteca», le señaló. Así, han descubierto la posible falsificación de documentos como «nóminas, vida laboral o declaraciones de la renta» para conseguir una hipoteca de 108.000 euros a nombre de Carcaño con empleos falsos de camarero en el bar «El Menos dos grados» de La Rinconada.

«No sé dónde está el cuerpo. Pregúntale a mi hermano», le dijo también el condenado a 21 años de prisión al padre de la joven, según adelantó este diario entonces. Carcaño insistió en que el responsable de todo es su hermano, que pudo volver a mover el cadáver a otro sitio y que «el Cuco» estuvo con ellos. Carcaño se mantuvo, en parte, en la séptima versión del crimen, en la que habló de un paraje de La Rinconada –la finca Majaloba, también rastreada– como lugar donde fue enterrado el cuerpo. En 2013, Carcaño ya acompañó incluso a los agentes para apuntar el lugar exacto del paradero. Esta versión sostenía que Marta medió aquella noche, sobre las 22:00 del 24 de enero de 2009, en una discusión por haberse gastado el dinero de la hipoteca y Francisco Javier le habría propinado un golpe con una pistola a la que tenía acceso como vigilante de seguridad. También se buscó en otra finca de La Rinconada y en Camas, pero el cuerpo nunca apareció. El hermano atribuyó este relato a «una venganza».

La pelea mortal en la que habría mediado Marta, según esta versión de los hechos, se produjo porque «se iba a producir un delito que podría llevar a los dos a la cárcel». Para el padre de Marta, «Javier Delgado tiene la clave de dónde está el cuerpo». «Le di crédito en el momento en que Miguel Carcaño se lo cuenta a la Policía. Lo que pasa es que falta lo que está saliendo ahora porque, claro, como Miguel mintió tantas veces, pues ya el juez no le daba valor», dijo la madre de Marta a «Espejo Público» apuntando al hermano de Carcaño. «Para nosotros siempre fue sospechoso, cuando menos pensamos que ayudó a su hermano a deshacerse del cadáver, pero a medida que te vas enterando de cosas te cuadra muchísima más que fuera él; porque si fue un golpe fortuito, por qué mi hija no aparece. Yo creo que no aparece porque tiene esos cinco culatazos en la cabeza».