España

El juicio por la “caja B” del PP empezará el 8 de febrero de 2021 y durará tres meses

La Audiencia Nacional prevé que se prolongue 46 sesiones, en las que entre otros declararán como testigos Aznar y Rajoy y cuatro ex secretarios generales de la formación

El juicio sobre la “caja B” del PP arrancará el próximo 8 de febrero de 2021 con el ex tesorero Luis Bárcenas en el banquillo y la formación popular como responsable civil subsidiaria. Así lo ha acordado hoy la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, encargada de dirimir si los populares pagaron con dinero opaco las obras de reforma de su sede central entre 2005 y 2010, en una providencia en la que fija como fecha para escuchar el visto de sentencia el 20 de mayo del próximo año. Se habrán desarrollado hasta entonces, si no fallan las cuentas del tribunal -integrado por los magistrados José Antonio Mora, Fernando Andreu y María Fernanda García-, un total de 46 sesiones.

La Sala adopta esta decisión tras la admisión de una prolija lista de testigos propuestos por acusaciones y defensas entre los que figuran los ex presidentes del Gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy, el ex vicepresidente Rodrigo Rato -en prisión tras ser condenado por el uso fraudulento de las “tarjetas black”- y cuatro ex secretarios generales del PP: María Dolores de Cospedal, Ángel Acebes, Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos.

Además de Bárcenas, entre los acusados figuran el ex gerente del PP Cristóbal Páez; Gonzalo Urquijo y Belén García, responsables de Unifica, la empresa que realizó la reforma de la sede de la calle Génova, y una de sus empleadas. La Fiscalía pide para el ex tesorero una condena de cinco años de cárcel (la misma que solicitaba para Lapuerta, cuya responsabilidad penal se extinguió por su fallecimiento) por delitos fiscales, de apropiación indebida y falsedad documental y 18 meses de prisión para Páez. En cuanto a los socios de Unifica, reclama para ambos tres años y diez meses de cárcel. El PP, al igual que la empresa Unifica, se sientan también en el banquillo, en calidad de personas jurídicas, como responsables civiles subsidiarios.

Rajoy ya aseguró en su declaración como testigo en el juicio por la primera época de la "trama Gürtel” que nunca supo de la existencia de una contabilidad opaca en su partido, pues sus competencias eran políticas y no contables, un testimonio cuestionado en la sentencia, en la que se dio por acreditada esa “caja B”, una valoración por la que el magistrado José Ricardo de Prada, que formaba parte de ese tribunal, fue apartado posteriormente de este juicio que versa, precisamente, sobre el funcionamiento o no de esa contabilidad paralela.

Al igual que Rajoy, los ex secretarios generales del PP Arenas, Álvarez Cascos y Acebes también negaron al tribunal haber tenido conocimiento de esa “caja B”, recalcando que era un asunto que competía al entonces responsable de Tesorería, Álvaro Lapuerta.