Publicidad
Publicidad
España

Podemos apoya el indulto a Bassa pero reconoce que «manda» el PSOE

La polémica por la aplicación del artículo 100.2: la ex consejera de Trabajo y Forn podrán salir de la cárcel entre semana y se unen así a «los jordis» y a Forcadell a la hora de ver flexibilizado su segundo grado

La decisión del Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) de pedir el indulto de la ex consejera catalana Dolors Bassa –condenada por sedición en el juicio a los líderes del «procés»– amenaza con poner a prueba en los próximos meses al Gobierno de Sánchez y su nuevo enfoque al desafío independentista. Lo hará especialmente si el debate en torno a ese indulto llega a la mesa del Consejo de Ministros antes de que el Congreso alumbre la anunciada reforma del Código Penal para rebajar las penas asociadas al delito de sedición. Ante esa eventualidad, Sánchez y su equipo tendrán que tomar una decisión que, por un lado, puede afectar a la mesa de diálogo pactada con ERC y a las conversaciones para aprobar los presupuestos y, por otro, comprometer a los socialistas frente a los grupos de la oposición del centro derecha.

Publicidad

La petición de indulto aún no ha sido formalizada y esa circunstancia hace que los actores que integran la coalición en el Gobierno opten por el silencio. En el pasado, PSOE y Podemos no mantuvieron una opción coincidente respecto a los indultos. En torno a la petición concreta de indulto a Bassa, fuentes de la Vicepresidencia Segunda, a cuyo frente se encuentra Pablo Iglesias, optaban ayer por la prudencia. Fuentes del partido morado, sin embargo, recuerdan que Podemos siempre se ha mostrado abierto a que el Ejecutivo valore esta medida de gracia. Advierten de que es «viable», además de una figura reconocida en el ordenamiento jurídico español y, por tanto, no contemplan, a priori, que deba darse portazo a este debate. Recuerdan esas fuentes, no obstante, que Podemos forma parte de un Gobierno en el que están en minoría y que el pacto de Iglesias y Sánchez se construyó sobre la base de reconocer el liderazgo del PSOE respecto a la crisis catalana y la cuestión territorial. De hecho, las competencias en esta materia están repartidas entre la vicepresidencia de Carmen Calvo y el Ministerio de Política Territorial, también en manos socialistas en la figura de Carolina Darias.

Respecto a la petición del indulto de Bassa, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, afirmó ayer que esta cuestión, cuando se concrete, «en ningún caso tiene que perturbar las negociaciones del Gobierno para la elaboración de los presupuestos» de 2020. El secretario general de UGT en Cataluña, Camil Ros, confirmó el miércoles a este diario que el sindicato estaba trabajando en la presentación de este indulto.

Precisamente en torno a la situación penitenciaria de Bassa, ayer se produjo una novedad. El ex consejero Joaquim Forn y la propia Bassa podrán salir de prisión unas horas al día para trabajar y cuidar un familiar edad de avanzada edad, respectivamente. En el caso de Forn podrá estar fuera de prisión de Lledoners durante doce horas y media durante cinco días a la semana. Por su parte, Bassa podrá estar fuera de Puig de les Basses ocho horas durante tres días de la semana. Esta circunstancia convierte a Forn y Bassa en los primeros ex consejeros del Gobierno de Carles Puigdemont condenados por el «procés» a los que se aplica el artículo 100.2 del reglamento penitenciario para que puedan salir de la cárcel para trabajar o ejercer de voluntariado. Esta medida ya ha sido implementada para que puedan salir de la cárcel durante algunas horas el ex líder de la ANC Jordi Sànchez, el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell.