Caza del futuro: España cierra su plena integración en el programa

Defensa firma el primer acuerdo de implementación del proyecto para el desarrollo del Estudio de Concepto Conjunto. Ya participa "al mismo nivel” que Francia y Alemania

Recreación del FCAS
Recreación del FCAS

Si ayer tres empresas españolas anunciaban la creación de un consorcio para liderar el desarrollo de una de las tecnologías clave del futuro caza europeo, los Operadores Remotos, hoy el Ministerio de Defensa ha dado un paso más con la firma del primer acuerdo de implementación para la “plena integración de España y su industria en el desarrollo del Estudio de Concepto Conjunto del Futuro Sistema de Combate Aéreo" (NGWS/FCAS, por sus siglas en inglés).

Tal y como explica el departamento que dirige Margarita Robles, el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, ha rubricado la participación española, algo que ya hicieron sus homólogos de Francia (Benedikt Zimmer) y Alemania (Joël Barre). Según fuentes militares, España ya participa al mismo nivel que estos países. Un hito que supone “un paso significativo” en la hoja de ruta que se inició en junio de 2019 con la firma del acuerdo marco del FCAS por las ministras de Defensa española, alemana y francesa. En ese momento se formalizaba la incorporación de España al proyecto del futuro avión de combate (que lanzaron los otros dos países en 2018). Además, el pasado verano también pactaron las bases para el desarrollo del Estudio de Concepto Conjunto (JCS) del FCAS.

Prototipo del futuro avión de combate europeo FOTO: MINISTERIO DE DEFENSA

En ese Estudio de Concepto se identificaron siete pilares tecnológicos de investigación y Desarrollo (I+D) y, en lo que respecta a la participación de empresas españolas, Defensa eligió a Indra para la Coordinación Industrial Nacional y seleccionó también a Airbus, ITP y el citado consorcio para desarrollar dichos proyectos. De hecho, el Ministerio asegura en su comunicado que, tras el acuerdo alcanzado hoy, “se faculta a las mencionadas empresas a participar no solo en los paquetes más orientados a la solución operativa del proyecto, sino también a aquellos donde se determinará y establecerá el reparto industrial y que prevalecerá durante la totalidad de la duración del proyecto”.

Un programa, que Defensa califica como “de Estado”, que es “esencial para las capacidades futuras de las Fuerzas Armadas”, pero también “para el desarrollo tecnológico e industrial del sector de Defensa”. Y añade que será de aplicación a otros sectores del tejido industrial nacional y ayudará a la creación de empleo, especialmente al cualificado.

Hace pocas semanas, los jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas de España (General Javier Salto), Francia (General Philippe Lavigne) y Alemania (Teniente general Ingo Gerhartz) firmaron una carta en la que calificaban el proyecto de “pilar de la nueva generación del poder aeroespacial europeo” y apuntaban que el “objetivo común” es “alcanzar una primera capacidad operativa en 2040”