Servicio a domicilio

Una anciana hace juegos para combatir el alzheimer
Una anciana hace juegos para combatir el alzheimer

Observo que han pasado inadvertidos –conforme al deseo de nuestro progresista Gobierno– algunos aspectos destacados del reciente debate sobre la admisión a trámite de la eutanasia. Uno de ellos es que por primera vez en la historia de la Seguridad Social española, se incluye un servicio a domicilio en la cartera de prestaciones comunes: la administración de la eutanasia. Al parecer, es tan elevada la demanda social del suicidio asistido, que no es suficiente prestarlo en régimen hospitalario, y será facilitado también en casa. Si no fuera porque es demasiado inhumano y trágico, sería para tomárselo a broma.

La escena real y legal –según el proyecto a debate– podría ser la de un enfermo de Alzheimer rodeado de familiares que han solicitado este servicio a domicilio que en su día firmó el paciente, aunque ahora –obviamente– no se acuerda. Esto podría ser una realidad porque el Ministro de Sanidad ha expresado su voluntad de incluir el Alzheimer en el trámite de enmiendas en el Congreso. Observemos alrededor cuántos ancianos padecen esa enfermedad para comprobar la magnitud de esta inhumana iniciativa ofrecida gratuitamente y a domicilio, defendiéndola como una obra de misericordia para «dejar de sufrir» la pérdida de memoria. Muchos vamos a pedir que esta eugenésica iniciativa digna de sus precursores –esto sí que es Memoria Histórica– no quede en el olvido. Por cierto, el proyecto fue admitido a trámite con el aplauso y voto favorable de C’s. Conste en acta.