La Fiscalía se opone a desbloquear la cuenta de Vox en Twitter

Defiende que las “reglas” de la red social, que adoptó la medida por considerar que uno de sus tuits sobre el pin parental incitaba al odio, “deben ser aceptadas” por los usuarios

Abascal presenta su candidatura para presidir Vox con 12 miembros y 12 vicesecretarías
Santiago Abascal anunció el pasado sábado con este cartel en Twitter la presentación de su candidatura para seguir liderando Vox TWITTER SANTIAGO ABASCAL

La Fiscalía se opone a que un juez de Madrid obligue a Twitter a levantar de forma cautelar el bloqueo de la cuenta de Vox -tal y como reclama la formación de Santiago Abascal-, una medida que adoptó la red social el pasado enero esgrimiendo que Vox había incumplido "las reglas que prohíben las conductas de incitación al odio” en un tuit en el que acusó al Gobierno de “promover” con dinero público “la pederastia” a cuenta de la polémica por el pin parental.

En un escrito remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 26 de Madrid, sin entrar a valorar el fondo del asunto la Fiscalía muestra su oposición al levantamiento de forma cautelar de la decisión adoptada por Twitter de bloquear la cuenta de la formación política ya que, argumenta, se trata de un acuerdo tomado por parte de una compañía “cuyas condiciones han de ser aceptadas por aquellos que usan dicha red social”.

El Ministerio Público recuerda que en la querella interpuesta por Vox contra Twitter ya se recogía que el motivo que llevó a dicha entidad a bloquear la cuenta fue el de incumplir las reglas que prohíben conductas de incitación al odio porque en las mismas “no se permite amenazar o fomentar la violencia contra personas por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, religión, edad, discapacidad o enfermedad”.

Twitter precisó que su decisión sólo limitaba de forma temporal alguna de las funciones de la cuenta y que la formación política podría continuar con su actividad en la red social una vez eliminara el polémico tuit. La Fiscalía defiende que "las reglas y condiciones de Twitter deben ser aceptadas por aquellos usuarios de la red, y en todo caso, si se entiende que dichas condiciones son abusivas será otro el ámbito al que debería acudir la formación política Vox”.

El tuit en cuestión se enmarca en la polémica por el pin parental, la propuesta de Vox para que los padres puedan tener la última palabra sobre la asistencia de sus hijos a determinadas actividades complementarias, como charlas sobre violencia de género, homofobia o diversidad sexual, por ejemplo. El comentario de la formación de Abascal contestaba a un tuit previo de la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra: “No soportan al colectivo LGTBI, no soportan el matrimonio entre personas del mismo sexo, no soportan la igualdad entre mujeres y hombres, no soportan que sus ideas retrógradas no sean las de toda la sociedad. Que no lo llamen libertad, es odio”.

La contestación de Vox que llevó a Twitter a bloquear su cuenta fue ésta: "Lo que no soportamos es que os metáis en nuestra casa y nos digáis cómo tenemos que vivir y cómo tenemos que educar a nuestros hijos. Y menos aún que con dinero público promováis la pederastia”.

Ahora, el instructor deberá decidir si ordena a Twitter que levante de forma cautelar el bloqueo de la cuenta, como pide Vox, o mantiene la medida a la espera de resolver el fondo del asunto tras la denuncia planteada por la formación de Abascal contra la red social por la supuesta vulneración del derecho a la libertad de expresión, a la participación política, a la libertad ideológica y del principio de pluralismo e igualdad política.