Submarinos S-80: su sistema de propulsión único en el mundo ya es una realidad

Defensa elige a Abengoa para dotarles de una tecnología que les permitirá navegar durante semanas sin salir a la superficie

Thumbnail

Una de las claves de los futuros submarinos de la clase S-80 de la Armada es su moderno y único sistema de propulsión. Los submarinos convencionales necesitan subir prácticamente a la superficie para realizar operaciones de “snorkel” diarias y así recargar sus baterías con motores diésel, lo que les hace detectables y vulnerables. Sin embargo, los S-80 contarán con lo que se denomina Sistema de Propulsión Anaerobia (AIP, por sus siglas en inglés), con el que se reducirá esa indiscreción permitiendo cargar las baterías en inmersión. Una tecnología que a día de hoy no posee ninguna otra potencia mundial y que será desarrollada por la empresa Abengoa, tal y como ha confirmado hoy Navantia en un comunicado.

Tan importante es este sistema que el Ministerio de Defensa, para garantizar su éxito y evitar contratiempos, decidió encargar su desarrollo a dos empresas españolas, Abengoa y Técnicas Reunidas. En concreto, el AIP permite recargar las baterías del submarino con una pila de combustible, la cual emplea hidrógeno producido mediante el procesado de bioetanol y oxígeno para generar energía eléctrica. Y es ese procesador de bioetanol, “uno de los elementos más complejos del sistema”, el que han presentado ambas compañías. Una vez probados con éxito los dos proyectos, Defensa se ha decantado por el de Abengoa al considerarlo “la solución óptima”.

Gracias a esta tecnología única, los S-80 podrán navegar sumergidos durante semanas sin tener que salir a la superficie. Se trata de un sistema, explica Navantia, que proporcionará a la Armada unas capacidades tácticas y de discreción “no existentes a fecha actual”, posicionando a estos submarinos “como un referente mundial”.

Este nuevo hito en el programa llega poco después del cierre del casco resistente del primero de los cuatro submarinos S-80 (el S-81 “Isaac Peral”), el pasado diciembre. Sin embargo, el primero que contará con este moderno sistema será el tercero, el S-83 “Cosme García”, en el que se instalará previsiblemente en julio de 2021. Posteriormente se embarcará en el S-84 “Mateo García de los Reyes”. Tanto el S-81 como el S-82 “Narciso de Monturiol”, actualmente en construcción, lo recibirán en su primera gran inmovilización (carena), en la que serán reacondicionados.

Navantia cierre casco de primer S-80, que pondrá a flote en octubre de 2020
Navantia culminó el cierre del casco resistente del S-81 en diciembreMarcial GuillénEFE

De esta forma, tras los retrasos y contratiempos que arrastraba este programa iniciado en 2005, estos dos hitos recién cumplido hacen que poco a poco comience a verse la luz al final del túnel. Las previsión, tanto de Defensa como de Navantia, es que la puesta a flote del S-81 tenga lugar en octubre y que se entregue a la Armada en septiembre de 2022. El S-82 será entregado en mayo de 2024 y los dos últimos llegarán a la Armada en marzo de 2026 y julio de 2027, respectivamente.

En cuanto al coste, el programa pasó de los 2.135 millones iniciales a 3.900, después de que en verano de 2018 el Gobierno aumentase el techo de gasto inicial en 1.771 millones.