¿Quién es Camille Paglia, el “azote del feminismo tradicional” en la que se inspira Álvarez de Toledo?

La referente feminista de la portavoz popular es una crítica social, intelectual, escritora y profesora estadounidense y una de las mayores exponentes del feminismo heterodoxo

Cayetana Álvarez de Toledo afirmó este martes que se considera una “feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia”, negando que existe una política machista contra la mujer y desmarcándose de las manifestaciones del 8 de marzo, argumentando que no comparte el feminismo existente en España.

La portavoz parlamentaria del PP pidió que no se la incluyera en “un bloque monolítico llamado mujeres”. “Soy feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia, es el feminismo que reivindico, y cada uno pude ser de lo que quiera”, explicó durante una rueda de prensa en la Cámara baja.

Estas palabras de Álvarez de Toledo han sembrado cierta duda. ¿Qué es lo que defiende realmente Camille Paglia para que la portavoz popular recurra a sus principios? Conocida por ser el “azote del feminismo tradicional”, se trata de una crítica social, intelectual, escritora y profesora estadounidense y una de las mayores exponentes del feminismo heterodoxo que fue repudiada por los sectores más fuertes del feminismo escorado a la izquierda y citada constantemente por el sector de la derecha.

Plagia, que tiene 72 años actualmente, publicó un ensayo en 1990 titulado ‘Sexual personae’ en el que reflexiona sobre la sexualidad y el erotismo a través de la historia, el arte, la ciencia y la literatura de la cultura occidental. Aquí la pensadora norteamericana define las claves de su pensamiento respecto al papel de la mujer en el ámbito privado, sexo, y el ámbito público, sociedad.

Sin embargo, esta obra del referente feminista de Álvarez de Toledo no tuve buena acogida porque no se aceptaron sus puntos de vista: “Automáticamente la ideología tomó la medida al movimiento y empezó a haber una corriente que hoy es cada vez peor, la del odio hacia el hombre. Es terrible que las feministas más mayores estén empujando a las más jóvenes a estar resentidas con los hombres y a considerar a los hombres como opresores”, indicó en una entrevista, agregando que "gracias al hombre la mujer de hoy tiene un trabajo fuera de casa para ser independiente de un marido, un hermano, un padre. Gracias a los hombres, las mujeres tenemos lavadoras”.

La propia Paglia aseguró que su defensa de las lavadoras como síntoma de la liberación de la mujer fue uno de los puntos más controvertidos de su libro que provocó el rechazo de siete editoriales hasta que la Universidad de Yale decidió publicarla.

Dos formas de vivir el 8M, según Álvarez de Toledo

La portavoz parlamentaria del PP explicó que existen dos formas de vivir el 8M. Una es como “una protesta enfadada y pesimista contra una presunta cultura heteropatriarcal capitalista, formada por hombres decididos a oprimir a las mujeres”. La otra como “un día de celebración de la impresionante modernización de España”, incluso, ha explicado, “antes de la llegada de Sánchez, Calvo o Irene Montero al poder”.

Asimismo, Álvarez de Toledo indicó que los índices europeos y mundiales señalan a España entre los mejores países del mundo para nacer mujer y destacó que su formación nombró a las primeras mujeres presidentas de Congreso y Senado.

También insistió en la idea de enfocar el Día de la Mujer desde la opinión en que “la mujer no es victima” de sus “hermanos, padres, maridos, hijos o parejas” ya que, a su juicio, la mujer “no está condenada a perpetuidad a sufrir la opresión masculina” y que no hay que esperar una “mano paternalista o maternalista” que tenga que “sacar” de su “horrible destino” a las mujeres.

Por último, la popular reconoció que hay problemas a tratar, como la maternidad, que “no es una imposición del heteropatriarcado” que obligue a las mujeres a ser madres, sino que es una cuestión “biológica”. A su juicio, se está “dando a entender que hay una política machista que decide someter a las mujeres” y, en su opinión, “es especialmente falso en el caso de España”.

Cayetana Álvarez de Toledo, la pirómana que no vota al PP