Pesimistas con la economía y la política

El CIS retrata a una mujer mayoritariamente católica y preocupada por la sanidad

NCR
NCR

España inició el año 2020 con 47,1 millones de personas de los que el 51,1% son mujeres y el 48,9%, hombres.

En cuanto al censo electoral, los mayores de 18 años, suponen 37,0 millones, de los que el 51,6% son mujeres, frente al 48,4% de hombres. Por lo tanto, las mujeres son mayoría entre la población en general y entre el electorado en particular.

El 28,5% de las mujeres pertenece a alguna asociación, ya sea deportiva, sindical, política, laboral, de vecinos/as, AMPA o de cualquier otro tipo (Pregunta B6), destacando que el 36,0% se encuentra encuadrada en ONG/Asociación solidaria y que tan solo el 6,2% lo está en una organización feminista. Son los datos del último gran barómetro del CIS, el número 3.269, de 4.804 entrevistas, realizado el pasado mes de diciembre, y que recoge la opinión de 2.485 mujeres. Desde las elecciones generales del 10-N es el mayor estudio realizado por el instituto demoscópico público.

La radiografía social de la mujer española que se realiza en él nos da a conocer (Pregunta C15) que el 42,3% trabaja y que el 4,5% estudia. Otro 14,1% se encuentra en paro. El 27,5% es jubilada/pensionista y el 10,6% se considera ama de casa.

En cuanto al nivel de estudios (Pregunta C11a), se constata que siguen siendo más las mujeres que hombres con escaso nivel de formación, ya que hasta la educación primaria, las mujeres representan el 19,3%, frente al 15,1% de los hombres, pero en la pirámide académica, son más las mujeres con estudios superiores que los hombres; 25,2% frente al 22,2%.

En la pregunta B22r, la relativa al recuerdo de voto en las últimas elecciones generales de 2019, las del 10-N, se constata que la mayoría del voto al PSOE, PP y CS, fue femenino, y que por el contrario el voto a Unidas Podemos y Vox fue extraordinariamente varonil.

Populares y naranjas son los que cuentan con una mayor proporción de voto femenino; el 56,4% y el 56,6%, respectivamente, de los que les votaron el 10-N eran mujeres. En el caso del PSOE el voto de las mujeres representó el 52,4% de su total.

En cuanto a Unidas Podemos y a Vox, el voto de las féminas tan solo supuso el 39,8% y el 37,8%, respectivamente del total.

En materia religiosa (Pregunta C12), el 73,3% de las mujeres se declara católica, porcentaje superior al 60,8% manifestado por los hombres.

Desde el principio de este barómetro se constata la disparidad de criterios entre hombres y mujeres. En la pregunta A1, referida a la situación económica general de España, ¿cómo la calificaría Ud.: muy buena, buena, regular, mala o muy mala? El 55,9% de las mujeres contesta que es mala o muy mala, frente al 45,7% de los hombres. Tan solo el 4,8% del género femenino afirma que es buena o muy buena, en contraposición del 7,7% de los varones. Refiriéndonos ahora a la situación política general de España, se igualan las opiniones, ya que a la pregunta A6 de ¿cómo la calificaría Ud: muy buena, buena, regular, mala o muy mala?, el 74,5% de las mujeres responde que mala o muy mala, y el 75,1% de los hombres.

Por lo que el punto de vista de las mujeres es mucho más pesimista que el de los hombres con la situación económica, mientras que ambos géneros comparten en prácticamente dos tercios su opinión negativa de la situación política de los resultados del 10-N.

En la pregunta A9, correspondiente a los principales problemas de España, ambos géneros coinciden en señalar al principal problema, el desempleo, con porcentajes cercanos al 60%. Pero difieren en calibrar la importancia de otras dos graves preocupaciones, como es la sanidad, a la que solo el 12,1% de los hombres se refiere, frente al 22,1% de las mujeres. La diferencia es de 10,0 puntos porcentuales. No hay ningún otro problema que tenga una brecha de género tan importante como en este caso.

¿Diría Ud. que, en líneas generales, la política le interesa mucho, bastante, poco o nada?, es la formulación de la pregunta B1, y la respuesta mayoritaria es ala de poco o nada, correspondiente a las mujeres el 67,2% del porcentaje, frente al 54,6% de los hombres. El desinterés por la política incluye a dos tercios de las mujeres y a más de la mitad de los varones.

Aún fue mayor el desinterés de la ciudadanía por el seguimiento de la campaña electoral (pregunta B2), el 68,7% de las mujeres reconoce que poco o nada, mientras que entre los hombres alcanzó el 59,4%.

Por lo tanto, con estas cuatro preguntas representativas del barómetro del CIS, llegamos a la conclusión de que, entre las mujeres, se acentúa un mayor distanciamiento de la política que entre los hombres, y una percepción de la realidad económica y política más negativa que entre los varones.