Correa se recupera de su hernia y declarará mañana en el juicio de “Gürtel” por la visita del Papa

Tras ser tratado de la dolencia en un hospital madrileño, el líder de la trama corrupta asistirá a la vista oral en la sesión del jueves y permitirá que se reanude el juicio

La tercera sesión del juicio por la supuesta contratación irregular a la “trama Gürtel” para la cobertura audiovisual de la visita del Papa a Valencia se ha suspendido esta mañana por un “problema de salud grave” del líder de la red corrupta, el empresario Francisco Correa. Así lo anunció el presidente del tribunal, José Antonio Mora, quien ha comunicado a las partes antes de proceder al interrogatorio del acusado, para quien la Fiscalía pide 38 años de prisión y que en la jornada del pasado martes anunció sorpresivamente su intención de declarar.

El problema, según confirmaron fuentes jurídicas, eran los dolores que provocaban a Correa una hernia inguinal. Pero la dolencia del líder de “Gürtel” no impedirá que mañana se reanude la vista oral. Fuentes de su defensa han confirmado a LA RAZÓN que, tras ser atendido esta mañana en un hospital madrileño, los facultativos han conseguido “reducir la hernia” a Correa, que estará en condiciones de declarar ante el tribunal, en una jornada en la que también está previsto el interrogatorio del ex presidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino. La Fiscalía pide para el que fuera director general de la Policía una condena de once años de prisión por “impulsar activamente” y “gestionar de facto” la adjudicación bajo sospecha, que supuso un desembolso de 7,4 millones para la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) y que propició, según Anticorrupción, que los cabecillas de la trama y el ex presidente de RTVV Pedro García Gimeno -uno de los trece acusados que ha alcanzado un pacto con la Fiscalía y están dispuestos a reconocer las acusaciones a cambio de una rebaja en la petición de penas- se repartieran supuestamente 3,3 millones en comisiones ilegales.

Tras constatar el estado de Correa, el presidente de la Sala comunicó a acusaciones y defensas que el acusado iba a ser trasladado a un hospital para valorar su situación. Antes, el magistrado había bajado a ver cómo se encontraba el líder de “Gürtel”. “Lo hemos visto en una situación que creo que tenía una urgencia vital y por lo tanto no podemos determinar cual es su situación procesal, pero debido a ello y a su manifestación de querer declarar ante el tribunal vamos a suspender hoy la sesión para saber primero cuál es su estado de salud y determinar luego la continuación del juicio”, anunció con posterioridad.

"Vamos a suspender el juicio dado su derecho a estar presente y continuaríamos mañana cuando sepamos más datos sobre su situación”. El tribunal se comprometió con los letrados de la defensa a comunicarles “vía fax o de forma telemática” cualquier alteración si finalmente no fuese factible continuar con la vista oral, algo que finalmente no sucederá por la rápida recuperación de Correa.