España

Coronavirus y eutanasia

Los primeros datos de las numerosas investigaciones sobre el macrovirus que se están desarrollando contra reloj en diferentes lugares del planeta, empiezan a aportar luz acerca del Covid-19, responsable de la actual epidemia de histeria colectiva –incluso superior a su peligrosidad–, excepción hecha de la zona cero de Wuhan. Pese a la provisionalidad de la información obtenida y suministrada, ya hay un dato que se confirma empíricamente: afecta en especial a personas mayores y con patologías previas asociadas. La edad promedio de los fallecidos en la zona cero es de 69 años, frente a los 52 de los pacientes dados de alta tras la infección. Con el cierre masivo de colegios en Madrid y Vitoria –además de la anulación de tantas otras actividades públicas–, se ha puesto de manifiesto la insustituible labor de los abuelos como canguros de los nietos en edad escolar. Aunque, como Celaá dice que los hijos no pertenecen a los padres, espero se podrán llevar también a Moncloa y los Ministerios. Para prevenir contagios, se han suspendido asimismo los viajes del Imserso y, llegados a este punto y para desterrar definitivamente sospechas muy fundadas, espero que Sánchez e Iglesias retiren sus respectivos proyectos de eutanasia: Bastante tienen los mayores y enfermos con lo que les ha caído encima con el coronavirus, como para que además se les invite a suicidarse. No es ironía negra: es una muy grave exigencia ética en estos momentos.