Fallece el padre de Miguel Ángel Blanco

Estaba ingresado en el hospital en Álava, pero no tiene nada que ver con el coronavirus

El padre del edil de Ermua, Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA en 1997 y de la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y secretaria de Igualdad y Asuntos Sociales del PP, ha fallecido después de permanecer varios días ingresado en el hospital. Según fuentes de su entorno estaba “muy malito”, pero no tiene nada que ver con el coronavirus.

De hecho, Mari Mar Blanco no estuvo ya en el homenaje del 11-M que se hace todos los años en la Puerta del Sol y acudió en representación de la Fundación Ángeles Pedraza. Iban haberse leído unas letras en su recuerdo en el concierto de la Fundación recordando que no estaba presente porque se encontraba en el hospital, pero con la suspensión del mismo no se ha podido hacer.

El candidato del PP+Cs a la lendakaritza, Carlos Iturgaiz lo anunciaba a través de su cuenta de Twitter tras conocer la noticia. Sabía que llevaba varios días ingresado en el Hospital. “Desde mi profunda tristeza y cariño le deseo que descanse en paz ésta buenísima persona y amigo”.

Miguel Blanco vivía en Álava y toda España le recuerda llegando a su domicilio, tras el secuestro por ETA de su hijo, Miguel Ángel Blanco, y recibiendo la noticia por los periodistas que se concentraban entonces en las puertas de su domicilio, ante su desconcierto e incredulidad de lo que estaba pasando. Entonces, se convirtió un poco en el padre de una España que clamaba “libertad", la de su hijo sentenciado a muerte por los terroristas de ETA y la de todo un país que venció al miedo. Mari Mar Blanco siempre ha dicho que su padre, al igual que su madre sabían que aquellas 48 horas eran una sentencia de muerte.

También la Fundación de Víctimas rendía su homenaje a través de las redes sociales recordando el “hombre bueno” que siempre fue y su profundo pesar.