España

Defensa repliega temporalmente de Irak a unos 150 militares por el coronavirus

Al estar paralizadas las actividades de adiestramiento a soldados iraquíes se reajustará el contingente. Las unidades de helicópteros y drones se mantienen: “No es una retirada definitiva ni se deja coja la misión”

La incidencia del coronavirus también la notan los militares españoles desplegados en el exterior. Tanto, que el Ministerio de Defensa ha ordenado replegar temporalmente a parte de los 600 militares que se encuentran desplegados en Irak. Se trata, explican desde el Departamento que dirige Margarita Robles, de una decisión que se ha tomado debido a la paralización de las actividades de entrenamiento que los uniformados españoles llevaban a cabo con el Ejército iraquí. De los cerca de 600 efectivos que forman parte de la Coalición Internacional contra el Daesh y la misión de la OTAN (NMI), serán entre 150 y 200 los que regresarán a España, tal y como han confirmado fuentes militares, que recalcan, eso sí, que una vez vuelva la normalidad las tropas españolas regresarán.

Las autoridades de Irak, país con unos 200 casos confirmados y una quincena de fallecidos por el virus, han cerrado sus fronteras y paralizado cualquier tipo de actividad, entre ellas el adiestramiento de sus soldados, algo que también ordenó tanto la Coalición internacional liderada por Estados Unidos como la OTAN. De ahí que España, ante la falta de actividad de sus militares, haya optado por reducir su contingente, tal y como ha adelantado Vozpópuli. Sin embargo, desde Defensa quieren dejar claro que se trata de un repliegue “temporal”, que no tiene nada que ver con los últimos ataques contra bases en las que hay tropas españolas y que no se pierden capacidades operativas, pues se mantendrán en el país tanto la unidad de seis helicópteros de Taji como la de drones de Al Taqqadum, entre otras. “Ni es una retirada definitiva ni se deja coja la misión”, insisten. Además, el próximo 23 de abril comienza en Ramadán, por lo que dichos entrenamientos también se verían afectados.

La decisión se ha tomado siguiendo las instrucciones de la Coalición Internacional, por lo que las Fuerzas Armadas españolas emitieron una Orden de Operaciones Complementaria (FRAGO, por sus siglas en inglés), que es la que se da ante una situación cambiante y que no permite preparar una orden de operaciones completa. Así, lo que se ha hecho es un planeamiento de repliegue para que entre 150 y 200 de los 600 efectivos desplegados en las dos misiones regresen. La mayoría de ellos se encuentran en la base “Gran Capitán” que nuestro país tiene en la localidad de Besmayah. En principio, estos militares, la mayoría de la Brigada “Extremadura XI”, iban a estar desplegados hasta el 23 de mayo, cuando les relevarían efectivos de la Comandancia de Ceuta. Estos llegaron en noviembre, mientras que la unidad de helicópteros, la “Task Force Toro”, lo hizo en diciembre, por lo que hasta mediados de junio no está previsto su relevo. Ahora, habrá que esperar a la evolución de la situación sanitaria para tomar nuevas decisiones al respecto.

En el marco de este despliegue en Irak también está temporalmente paralizado el traslado de efectivos españoles de la Coalición a la misión de adiestramiento de la OTAN. España apoyó el pasado febrero la decisión de la Alianza de reforzar su operación NMI y aprobó “recolocar” hasta 350 efectivos, los cuales realizarían las mismas tareas de instrucción. Y es que el Gobierno iraquí prefiere que quien lleve la batuta de mando sea la OTAN y no EE UU.

Más de 70.000 iraquíes adiestrados

En la actualidad, España tiene desplegados cerca de 600 militares y guardias civiles en Irak. De ellos, 550 pertenecen a la Coalición Internacional contra el Estado Islámico y se reparten entre la base “Gran Capitán” de Besmayah (350), la localidad de Taji (80 y seis helicópteros), 70 en Al Taqqadum (con una unidad de drones) y 40 en Bagadad. En lo que se refiere a la misión NMI de la OTAN, medio centenar de uniformados españoles se encuentran en Bagdad y Besmayah. En total, desde que las Fuerzas Armadas comenzaron su participación en la misión de Irak en febrero de 2015, han adiestrado a más de 70.000 soldados iraquíes, contribuyendo así a la derrota del Estado islámico.

Pero la de Irak no es la única misión que se ha visto afectada por el coronavirus. Esta misma semana Defensa ordenó la repatriación de 22 militares que iban a desplegarse en la operación “Atalanta” contra la piratería en el Índico al detectarse un positivo en un oficial de la Armada que tenía que embarcar en la fragata “Numancia”.

El resto de misiones y sus relevos, tal y como explicó esta misma semana el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Miguel Ángel Villarroya, se irán analizando caso a caso, pues según dijo los primeros no están previstos hasta mediados de mayo, por lo que, aseguró, tienen margen de maniobra.