Policías y guardias civiles cargan contra el Gobierno: “No, no es cierto que todos los agentes tengan un kit de protección”

Muchos han sido sancionados por usar sus propios guantes o mascarillas. Ni antes ni después del estado de alarma han contado con esos kits de protección, denuncian sindicatos y asociaciones

El pasado 14 de marzo el Gobierno decretó el estado de alarma. En ese momento, los sindicatos policiales y de las asociaciones de la Guardia Civil insistieron, una vez más, en que no contaban con los materiales ni los equipos esenciales para poder afrontar su trabajo con seguridad. Un hecho al que hay que sumar la falta de medidas para conciliar y que algunos agentes fueron sancionados y expedientados por usar su propio material al carecer de él. Pues bien, una semana después, los máximos responsables de la Policía y la Guardia Civil aseguraron durante la rueda de prensa del Comité Director del Coronavirus que “todos los agentes y guardias que están en la calle tienen un kit de protección”.

Un extremo que ha sido negado por ambos Cuerpos. Una semana después sigue siendo grave “la ausencia de materiales y equipos EPIs en las plantillas (mascarillas, guantes de nitrilo y geles desinfectantes)”, señalan desde el sindicato policial Jupol. Y Tampoco existe una orden de servicio armonizada a nivel nacional de turnos de trabajo que minimice e en la medida de lo posible el contagio del virus COVID-19, así como la conciliación familiar.

La Asociación Unificada e Guardias Civiles (AUGC) ha sido tajante: "No, no es cierto que todos lo agentes que están en la calle tienen un kit de protección”. Ni antes ni después de la declaración del estado de alarma se ha cumplido el protocolo. Desde esta asociación se han denunciado las sanciones y rudas advertencias a los guardias civiles por utilizar mascarillas y guantes propios, las patrullas de tres agentes, el aumento del número de servicios que lo único que consiguen es sobreexponer a los guardias civiles, denegación de permisos y descansos en la jornada laboral o la no concesión de peticiones de los agentes para poder conciliar.

El hecho de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijera que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya no son considerados un “gasto superfluo” tampoco ayudó a calmar los ánimos. Si bien es cierto que en la última comparecencia de los responsables de la Policía y la Guardia Civil ya se “autorizó” el uso de material propio a los agentes sin miedo a sanción. la solución sigue sin llegar.

“Es mentira”, esta frase es sin duda la más repetida en redes sociales. Lugar donde día a día se narran las historias reales de cómo están viviendo los agentes y guardias civiles esta situación. “En Toledo, un sólo EPI para una unidad de 10 componentes, un puñado de guantes sin contabilizar, igual 40, y 7 mascarillas normales, no de las aconsejadas, cada guardia deberá justificar si usa más de un par de guantes por servicio”, relataba uno de los agentes. Por no hablar de todos aquellos a los que han provisto de mascarillas caducadas.

El hecho es que se dan menos mascarillas, guantes, geles y material del que les orrespondería y tienen que justificar su uso. Las historias se suceden por todas las ciudades de España.

Uso obligatorio de las medidas de protección

Asimismo, desde Union de Guardias Civiles (UnionGC) han instado a la Directora General a que imparta instrucciones claras y taxativas (no sujetas a interpretaciones por la cadena de mando) acerca del uso obligatorio de los EPIs

Aseguran que de no adoptarse de forma obligatoria y urgente todas las medidas preventivas necesarias podrían derivarse perjuicios para el servicio, e incluso llegarse a la imposibilidad física de su prestación, ya que los efectivos disponibles se verían seriamente mermados. Por todo ello, exigen que se gestione de forma inmediata el repuesto y sustitución de los EPIs deteriorados y usados, a fin de evitar situaciones de riesgo innecesarias.